Revolución de la Imaginación: EL Tiempo Galáctico: Una publicación electrónica ilusorio de otros mundos.

Revolución de la Imaginación

Publicado en: N.S.1.24.13.17, Kin 45: Serpiente Rítmica Roja

EL Tiempo Galáctico: Una publicación electrónica ilusorio de otros mundos.

Que podamos recordar nuestra naturaleza multidimensional de todo a la vez.

DESCARGA EN PDF :

Times-Galactico-Blog-RR

ESTAMOS TRADUCIENDO Y EDITANDO ESTE MATERIAL EN CASTELLANO…

Red de Arte Planetaria

IN LAK´ECH

 

Anuncios

Actualización: Fundación para la Ley del Tiempo : Institulo de Investigación Galáctica

Actualización de los Asuntos de José Argüelles/Valum Votan y la Fundación para la Ley del Tiempo / Instituto de Investigación Galáctica

Por Stephanie South (arquetípicamente conocida como “La Reina Roja”)

En 2002, llegué a ser aprendiz de José Argüelles/Valum Votan, quien es el poseedor de un tipo de conocimiento galáctico muy particular. Su misión de vida fue/es promover y fomentar la causa de la paz universal y la restauración del orden sagrado para la gente de la Tierra, dando lugar a una nueva base de conocimiento galáctico. El marco de su misión se llevará adelante por la Fundación para la Ley del Tiempo (FLT) y promulgado por aquellos cuyo destino es el de responder.

El propósito de la FLT no es promover únicamente el Calendario de 13 Lunas de 28 días como un instrumento del principio de la paz a través de la cultura, sino proseguir las investigaciones en curso en el tiempo y la naturaleza de la transición evolutiva que nuestro planeta está experimentando ahora. Esta investigación está explorando específicamente la hipótesis de la transición Biósfera-Noósfera, y se denomina “El Proyecto Noósfera II”.

Mi aprendizaje está previsto que continúe a través del 21 de Diciembre del 2012, cuando cumpliré 39 años (José nació en 1939) y el tendrá (o tendría) 73 (yo nací en 1973). Esto es lo que denomina, en términos esotéricos, como un intercambio alquímico de tinturas.

A pesar de que él ya no se encuentra en este planeta, el aprendizaje continúa. El punto crucial del aprendizaje es conocido como GM108X—transmisión Mental Maya Galáctica— también conocida como la “transmisión entre los mundos”. En los últimos tres días de su vida en la Tierra, él me dio instrucciones claras de cómo le gustaría que se procediera con su obra. Él ha dejado recientemente varios artículos inéditos, que se darán a conocer en el momento oportuno a través de www.lawoftime.org.

El siguiente es un esquema general y actualización de los proyectos principales asociados con su trabajo.

Publicaciones:

1 José había completado recientemente su último libro comercial: Manifiesto para la Noósfera: la Siguiente Etapa en la Evolución de la Consciencia Humana, publicado por North Atlantic Books, que será lanzado al mercado en Septiembre del 2011 (En el Año del Mago Rítmico Blanco, en las Lunas Lunar-Eléctrica). Este es el primer libro en la serie “Evolver” de Daniel Pinchbeck.

2 Él también había terminado justo de leer cuidadosamente la versión final de mi manuscrito de su biografía que será lanzada el 11 de Mayo del 2011 (kin 138): Tiempo, Sincronicidad y el Cambio de Calendario, La Vida y Obra del Visionario José Argüelles

3 Crónicas de la Historia Cósmica: Libro del Cubo. El último volumen de nuestra serie de siete partes, se dará a conocer en la fecha prevista en algún momento de la Luna Cósmica (finales de Julio).

4 La Enciclopedia del Orden Sincrónico. Previsto para su lanzamiento, el 24 de Enero, 2012 (Día 15 de la Luna Resonante del Año del Mago Rítmico Blanco).

Centros CREST13

El proyecto CREST13 (Centros para la Restitución, Investigación y Educación de la Mente Natural) fue concebido por José en 2005 como parte de un “proyecto de ingeniería planetaria” con la intención de establecer trece centros estratégicamente situados tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur. Uno de los propósitos de este proyecto experimental es utilizar técnicas de meditación avanzadas para proveer el medio para la experimentación telepática (Nota, el nombre CREST fue dado originalmente por el arquitecto suizo Daniel Lipschits, quien trabajó en el proyecto en sus etapas iniciales).

José visualizó meditaciones sincronizadas en cada uno de los centros, así como experimentos para probar la capacidad de un campo mental telepático unificado para interactuar con el campo electromagnético de la Tierra. Esto es también parte del experimento del puente arco iris, enfocarse en los flujos de plasma de los dos polos magnéticos –la aurora boreal y la aurora austral).

Visita www.crest13.org
Para obtenermayor información, contacta a Ishram en: crest13.

El Foro de la Noósfera

La misión del Primer Foro Mundial de la Noósfera es proporcionar una mesa redonda virtual planetaria para: Dialogar y compartir información, educar, crear asociaciones colaborativas, redes y planificar conjuntamente eventos significativos que aumentarán la comprensión de la noósfera y su significado para toda la humanidad antes del Cambio Mundial del 21 de Diciembre del 2012. La página web está mantenida por nuestro hermano visionario serbio, Boris Petrovic (noosphereforum). Visita noosphere.

Celebraciones del Día Fuera del Tiempo (Julio 25, 2011)

Comienza a planificar ahora. ¡Que el Día Fuera del Tiempo de este año sea más poderoso que nunca! – Caminante del Cielo Entonado Rojo, que simboliza el poder de Marte. Esto marcará el primer año, desde sus comienzos en 1993 que su autor estará observando desde el Otro Lado. Elevemos la consciencia de los cambios más importantes que han ido sucediendo en la Tierra de modo que tantas personas como sea posible sepan, sin lugar a dudas, que estamos en medio de una gran iniciación planetaria. Enviemos una señal a través de la celebración del festival a nuestros hermanos y hermanas del espacio, de que todos estamos unificados en un Nuevo Tiempo. Visita www.lawoftime.org/dayoutoftime para más información.

Seminarios y Talleres de 13 Lunas

La Fundación para la Ley del Tiempo está comprometida con la producción continuada del Almanaque de Sincronicidad de los Viajeros Estelares, el cual contiene el Calendario de 13 Lunas del Encantamiento del Sueño, así como la producción continua de los calendarios de bolsillo de 13 Lunas.

Aquellos que poseen conocimientos relacionados con la Ley del Tiempo, el orden sincrónico y el calendario de 13 Lunas de 28 días, están siendo llamados ahora para elevarse y propagar su conocimiento. Que haya un aumento de talleres, seminarios y grupos de estudio para difundir y compartir estas enseñanzas mágicas. Algunos ejemplos importantes son el próximo Seminario de Synchronotron en México, previsto para la heptada amarilla de la Luna Espectral – (23 de Mayo al 29 de Mayo) (espejocristal). Incluso si estas celebrando reuniones en la Corte Cristal, o grupos de estudio del Orden Sincrónico o de la Historia Cósmica o las meditaciones del Puente Arcoiris, esto aumenta el aporte positivo en la Noósfera o la mente planetaria. Visita events.

Reactivación de la Red de Arte Planetario

En 1981, José tuvo una visión del oscurecimiento del Planeta, y entendió que los tiempos iban a empeorar antes de que llegara la luz. Como una contraparte positiva, visualizó la Red de Arte Planetaria (RAP) para que llegara y salvara el día.

La RAP fue concebida como una red global de artistas y músicos de todo tipo que unirían sus fuerzas con la intención de transformar el entorno de la era industrial en una obra de arte a escala global masiva. Como dice José:

“El plan de la RAP es contribuir a la transformación creativa y la transición de la sociedad actual a un Orden Centrado de la Tierra, en donde los humanos trabajan en armonía con la energía del planeta. La RAP es una asociación global de artistas, grupos artísticos e individuos creativos de todo tipo, trabajando juntos para la transformación dinámica común del planeta”.

José, junto con su anterior compañera, Lloydine, iniciaron la Red de Arte Planetario (RAP) en 1983 como un vehículo para promover “El Arte como una Fundación para la Paz Mundial”, utilizando la Bandera de la Paz (creada por Nicolás Roerich) como el logotipo oficial. Al adoptar la Bandera de la Paz, José reconoció que, debido a la amenaza nuclear, la falta de paz en nuestro planeta, y la degradación del ambiente y la destrucción en general, es necesario promover esta Bandera e izarla en todos los lugares como un signo de la protección de nuestra preciosa biósfera, la cuna de toda la cultura humana.

Visita www.planetartnetwork.info para encontrar reportes, eventos y Nodos RAP en tu área – ¡Publica tus eventos, registra tu información de contacto, para que puedas encontrarte con otros y hacer esto realidad!

Con el 2012 aproximándose rápidamente, hay mucho trabajo por hacer para cada uno de nosotros, si así lo decidimos. Cada quién tiene un rol diferente que desempeñar. Recuerda que el viejo orden de tiempo es dinero y el consumismo finalmente se disuelve, y que absolutamente todo lo que hagas para fomentar lo NUEVO que ahora está amaneciendo, dará el impulso colectivo de energía creativa hacia la realización de la unificación global en el Nuevo Tiempo. Mantén grupos de meditación de mente natural, grupos de estudio de la Historia Cósmica, Cambios en la Consciencia social de la Tierra, Proyectos de Tiempo es Arte – ¡convierte la basura en Arte! Cultiva jardines comunitarios, aprende a organizar a la comunidad a través de los códigos del Nuevo Tiempo.

Tu imaginación es el límite, mantén tu visión más elevada en tu corazón – la Tierra con todo su poder creativo te responderá; el Creador te escuchará, y las inteligencias cósmicas y angélicas te enviarán sus bendiciones en nombre de nuestra entrada exitosa a una cultura galáctica/planetaria de paz genuina.

¡Que el Nuevo Tiempo de Paz Universal prevalezca para todos!

Mirando más allá del horizonte 2012

Borrador de la Investigación que lleva a cabo el Departamento de I+D de la Fundación para la Ley del Tiempo. Oregón, USA

La Cultura Galáctica y la llegada de la Civilización Cósmica:

Mirando más allá del horizonte 2012


I. El Advenimiento de la Civilización Cósmica: La Premisa

El Maestro R…. es el Señor de la Civilización y Suya es la tarea de aportar a través de la nueva civilización todo cuanto los hombres esperan … En este momento su Ser esta ocupado con la energía del 7º Rayo que está organizando la producción de energías sobre este planeta.”

“Éste es el Rayo de ordenación de Ceremonias, y a través de la actividad de su energía, al usarla y dirigirla de manera correcta, un ritmo correcto se impone sobre todos los aspectos de la vida humana. Todo el esfuerzo se enfoca en instalar el orden armónico de la belleza dentro de la actual situación de caos, en un futuro. La principal herramienta a ser usada ahora por las fuerzas combinadas de quienes apelan al Mal es el caos, la sobrecarga, la pérdida de una seguridad que proporciona estabilidad y luego el miedo que le sigue. La potencia de tales fuerzas malignas es de una dimensión increíble dado que sus componentes pertenecen a un variado grupo de personas y de todas las ideologías. El caos … producido por el conflicto y los agresivos comportamientos de elementos ambiciosos en cada nación (sin excepciones) son los factores que el maestro R. está trabajando. Una tarea de dificultad suprema. Todo el ritmo de pensamiento internacional ha sido alterado ya, y ello supone un lenta y árdua tarea. Las personalidades que canalizan el mal … deberán ir siendo substituidas por otras que puedan trabajar en cooperación con el ritmo del 7º rayo, y entonces se plasmará la belleza armónica.”

Alice A. Bailey, El Séptimo Rayo: Revelador de la Nueva Era. Lucis Trust, 1995, pp. 70-71. Originalmente publicado en ‘Externalización de la Jerarquía: Un Tratado sobre los 7 Rayos. Primera edición de 1957)

Hay dos perspectivas que uno puede contemplar en el momento histórico que atravesamos que ‘Cierra El Ciclo en el 2012‘. La primera de ellas es que lo que pasa en el mundo y en la Biosfera Terrestre se debe a fuerzas históricas de carácter irreversible e inevitable, trabajando y creando una creciente disonancia que al final está plasmando algo de, cuando menos, una naturaleza muy discutible. En esta perspectiva uno se conecta a una fuente de alimentación de desesperanza o cinismo, apatía o impotencia. Sobre la superficie, el estado de cosas actual no parece que nada esté cambiando, las tendencias, aspiraciones y direcciones de todo el aparataje de la civilización dominante de la humanidad fagocitan la Tierra sin más. Esta visión caracteriza el materialismo económico y su percepción de la realidad que está dominando el pensamiento de la humanidad occidentalizada del planeta hoy por hoy.

Se trata de una gran generalización, y dentro de esta perspectiva hay toda una escala de grises en cuanto al grado de desesperación o miopía, o actitud personal. Pero la cuestión esencial es que no hay nada que sea aportado por los patrones de pensamiento actuales, tecnologías o escuelas de pensamiento que cambie la manera en que las cosas fluyen ahora, no hay alternativas en su seno. A pesar de que muchas personas expresan la misma idea de consciencia elevada, siguen inmersos dentro del status quo sin comprender realmente que no hay esperanza alguna de congelar algo o de hacer que algo mejore. De hecho, en la medida en que siguen sus rutinas diarias y no examinan sus mentes o las consecuencias que su standar de pensamientos arroja sobre su conducta, más desesperados se sienten.

La segunda perspectiva acepta y reconoce las condiciones de desintegración, de caos, de violencia, y degradación que marcan la presente era, pero ve estos factores como la consecuencia inevitable de una civilización en decadencia, y que el colapso del orden mundial actual es algo así como un prerequisito imprescindible para que pueda comenzar un nuevo ciclo o una nueva civilización. En esencia, es el principio de la regeneración cíclica. Se trata de una visión supernatural o cósmica porque coloca sobre el tablero de juego actual en que movemos los asuntos planetarios cuestiones de gran escala que pueden ser entendidas desde nuestro punto de vista económico materialista dominante.

Relacionado con esta perspectiva regeneradora está la noción de que cuanto está sucediendo se enmarca en una agenda ordenada desde lo divino. A pesar de que superficialmente la esperanza ha desaparecido, lo que pasa es que todo este entramdo está siendo bien orquestado, como hemos apuntado ya en reiteradas ocasiones (p.e. véase el Encantamiento del Sueño, el Telektonon, Postulados de la Ley del Tiempo, Tierra en Ascenso, todos ellos de Valum Votan, José Argüelles, n.t.), desde arriba, para que se cumpla algo de dimensiones épicas y de una grandeza que el actual estado de conciencia en que nos desenvolvemos no puede siquiera bosquejar. También hay que plantearse que la regeneración divinamente orquestada no es necesariamente cíclica sino más bien un paso adelante en la evolución de la escalera de la consciencia. En otras palabras, todo cuanto está sucediendo en este estado de cosas mundial es una necesidad para que se plasme la agenda ya prevista en la cual lo viejo debe ser limpiado y apartado para que lo nuevo se manifieste en su suprema pureza. Desde este punto de vista el ciclo de la historia sería como una fiebre maligna que hay que pasar, plena de visiones y desvanecimientos, pero que una vez pasada, emerge el alma humana purificada. Tal perspectiva cumple muchas de las profecías de la Era Dorada que se acerca, un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra, la Nueva Jerusalem de Shambala, la constitución del Círculo de Naciones, el florecimiento del Árbol del Mundo después de una largo invierno para el alma.

Sólo a partir de esta perspectiva podemos hablar del advenimiento de la Civilización Cósmica. Pero para que esta visión se plasme, debe darse pleno cumplimiento a algún tipo de descenso de lo divino- la “Segunda Venida”, una revelación masiva y su consiguiente despertar de la consciencia, un descenso supramental, un impacto que eleve el horizonte o alcance mental actual hacia nuevos estratos, ahora inconcebibles, un tránsito hacia Mente Planetaria de Luz, la Noosfera. Entonces y sólo entonces, sobre esta base, en verdad podrá emerger una nueva civilización genuinamente planetaria en la Tierra, una civilización totalmente cósmica. Al mirar hacia la historia vemos que la revelación o descenso divino siempre ha jugado un papel en el avance del pensamiento humano, de la cultura y también en la consciencia. Dado que estamos inmersos en esta ‘hora del destino’, tenemos razones para suponer que este divino descenso se producirá en respuesta a nuestras necesidades espirituales.

La cuestión ahí es que necesitamos ahora considerar este asunto en profundidad dado que el “cierre del ciclo” está ahí mismo. El sentido del 2012 es que la actual civilización de la Tierra ha seguido su curso, y es necesario activar de manera previsoria el “divino descenso” así como bosquejar la naturaleza de la Civilización Cósmica que se presentará. Si hacemos ésto estaremos preparados. Cualquier descenso implica la acción de la Jerarquía con Gran Inteligencia, el logos planetario, y es con la citada herramienta de la visión que dicha jerarquía se hará eco sacando adelante nuestras aspiraciones. El axioma es que en este momento del ciclo actual una aspiración clara, y sostenida por los que vivimos ahora en la Tierra, desencadenará una respuesta de la jerarquía para que entre en plena manifestación esta aspiración.

Para cualquier tipo de Civilización Cósmica que seguirá a este final del ciclo para el 2012, debe haber una especie de redención regeneradora, el cumplimiento de la promesa para todos aquellos que han trabajado por los ideales de toda la humanidad- amor universal, cooperación, armonía y el florecimiento de las más elevadas formas de cultura. Como manifestación de un estado completamente unificado y elevado de consciencia, la Noosfera, exige una civilización que será enteramente diferente de la que tenemos actualmente.

Debemos ser cuidadosos y no aplicar ningo de los patrones de pensamiento que nos retienen en este modelo de civilización actual, para no proyectarlos sobre la venidera. Y más aún, debemos percibir los objetivos y las metas de la Civilización Cósmica apartados y mucho más allá de los objetivos y metas que han llevado a la actual civilización a la ruina. Estamos en el umbral de algo realmente magnífico, lo cual impone la necesidad de levantar nuestros rostros hacia los más valores más nobles y espiritualmente apasionados, y también que lo más bajo que nos permitamos se convertirá lo que nos oscurecerá.

II. La Naturaleza de las Culturas y la Civilización: Una Elevada Visión

Sabemos que estamos viviendo un final de los tiempos, un momento en el cual los valores se desploman y sucede la expoliación de lo sagrado y lo espiritual. Es importante reconsiderar lo que entendemos por civilización y cultura, 2 palabras que pueden manejarse muy asociadas. ¿Qué es la civilización? ¿Qué es cultura? ¿Cuál es la relación entre ambas?

Hoy en día, la civilización se ha identificado mayormente con el progreso material y el avance tecnológico. Cualquier otro valor – ya sea de tipo cultural, espiritual o biosférico – queda subordinado a las premisas materialistas citadas. Y, por supuesto, este progreso material y tecnológico está asociado con la economía monetarista. Esto es, al ponderar varios valores, por ejemplo, de tipo cultural, económico, tecnológico o de progreso material, o espiritual, será la cuestión económica la que va a prevalecer. En la década de los 1970 las múltiples protestas contra la construcción del Aerpuerto de Narita en Japón no evitaron que esta zona fuera devastada a pesar de su relevancia cultural y biosférica. Ahora mismo, en México, las protestas ante la construcción de un edificio de la transnacional USA Walmart para albergar un complejo de grandes almacenes en Teotihuacan, el lugar más sagrado para las antiguas culturas de México, son innumerables. ¿Cuantos pensarán que la construcción de este Walmart en el mismo corazón de Teotihucan, poniendo por delante las consideraciones economicistas, es una constatación de la degradación de la cultura y la mente en estos tiempos finales?

Digamos que lo que ha sucedido es que ‘la cultura en todo el planeta Tierra ha sido virtualmente ahogada en vino’, su principal promotor es la ‘inidustria’ turística (léase: grandes compañías aéreas y grupos hoteleros). Hay que añadir que la monstruosidad de la tecnosfera con sus formas electrónicas multitudinarias de juegos y diversiones ha suplantado y secuestrado la idea de ‘cultura’ entre las grandes masas. Y la propia civilización, se ha convertido en un sistema de valores hundido ahora en la gran agenda de ‘Guerra al Terrorismo’, un guerra que nunca se gana. Si ‘civilización’ quiere decir ‘algo que ennoblece, eleva, al ser humano’, entonces los terroristas ya han vencido. La sujeción de todos los habitantes del planeta a una regulación criminal cuando pasan por los diferentes puertos y aeropuertos del mundo para ir a su ‘Meca vacacional’, supone que la dignidad humana, base de todos los valores civilizados, ha sido ya sacrificada en el altar de la ‘seguridad’.

Mientras tanto, el rugido de las carreteras, aún el campo abierto, el sonido polucionante en todas las ciudades, el polvo, la suciedad y la fealdad  en la cultura han destrozado la ‘calidad de vida’. Esta pérdida, que todo el mundo está viviendo en su día a día poco a poco va minimizando su sensibilidad y queda completado el cuadro por el hecho de que tal industrialización ya se ha desbordado y descontrolado, y entonces la respuesta de la Tierra, de la Biosfera, el calentamiento global, es cambiar las líneas de costa y el clima para siempre. Dicho en términos geológicos, estamos constatando lo que serán los hechos dramáticos que se producirán en estós años que faltan para llegar al 2012.

Así pues, cualquier visión o bosquejo que pudiéramos hacer para una Futura Civilización Cósmica debería ser la antítesis y trascender obligadamente cuanto ahora es el motor prevaleciente del estado de cosas en el mundo. De alguna manera parece que debemos empezar tal trascendencia ya mismo. Disponemos de un magnífico plan ya desarrollado que será evidente en su momento, una vez que la situación mundial actual haya llegado a su dramático clímax. Sin embargo, para reorientarnos hacia nuestros valores más elevados, para poder regenerarnos de la mejor manera posible mediente nuestra educación perceptiva de los valores y de lo sagrado, preguntémonos, una vez más: ¿Qué es Cultura? ¿Qué es civilización?

Pudieramos suponer que ‘cultura’ es algo que precede y, es a la vez, la base de toda civilización. Cuando decimos ‘cultura’ en este contexto nos referimos a unos patrones sobre los que se asienta el conocimiento humano, creencias y comportamientos que dependen de la capacidad humana de aprender y transmitir conocimiento de manera exitosa a las generaciones venideras. También podemos entenderla desde la definición más básica y biológica al ver la ‘cultura’ como la cultivación de la materia viva (humanidad) en la preparación de su sostén nutricional.

Este medio (biosfera, n.t.) que nos aporta la materia viva de la cual nos nutrimos es, realmente, quien determina la cualidad de nuestra cultura. Para la consciencia del ser humano ‘la materia viva de la cual se nutre‘ está formada por creencias y estructuras mentales que codifican cada ‘sistema de creencias’. Cuanto más puras son las creencias espirituales y más elevada es la predisposición mental y el andamiaje de la mente que estructura la percepción más se acerca el término ‘cultura’ a la iluminación. Una iluminación lograda mediante un entrenamiento espiritual, intelectual y estético. Así pues, la cultura se transforma en el acto de desarrollo de lo espiritual, lo moral, lo intelectual y lo estético como facultades adquiridas por la implicación y puesta en práctica de una dinámica educativa congruente con esta (biosfera, n.t.) vasija en la que nos movemos.

“El Hombre y los secretos que dentro de Él están guardados, representan los más elevados secretos de la Creación.”

El-Yacoubi, Eres todo Aquello que Tu Señor Es.” p. 116.

Citando a Nicolás Roerich, digamos que ‘la esencia de la verdadera cultura humana es la luz’. Esta luz es la luz del despertar espiritual innato que ilumina los caminos de toda empresa humana que constiuirá lo que entendemos por ‘cultura’. Cuando tal percepción está en el centro de los asuntos humanos, la cultura se transforma en una paz viviente, tal y como Roerich declaró: “Allá donde la paz reina hay cultura, allá donde la cultura reina hay paz”. Está claro que esta percepción de la cultura debe ser el núcleo de la venidera Civilización Cósmica.

La noción de cultura como cultivación de la luz que es innata en cada ser corresponde a lo más elevado de los instructores espirituales, por ejemplo, en el Islam y el Budismo. En el Corán está claramente establecido que todo ser humano está impregnado – desde antes de su creación- con la impronta del Dios Uno (7:12), mientras que una doctrina fundamental del Budismo Mahayana es que todos nacemos con el poetencial de la iluminación, bodhicitta. Así que todos tenemos esta innata predisposición para lograr la iluminación de nuetro Dios interno potencial, pero debemos cultivar esta predisposición para que se plasme y despierte.

Es una cuestión diáfana exponer el punto de vista de que es la cultura la que determina la cualidad de la civilización, y que es la calidad de la educación individual la que determina la cualidad de la cultura. El verdadero núcleo sobre el cual se nutre la educación genuina de un individuo es a través de la disciplina de la auto-cultivación. No obstante, ¿que queremos decir aquí con esta palabara? Empieza a edades muy tempranas, se entrena, educa (‘educar’ procede del vocablo latino ‘educire’, cuyo significado es ‘sacar desde adentro de uno mismo’, n.t.), para percibirse a sí mismo en relación al elevado orden divino de la realidad y transferir esta percepción a las relaciones con quienes nos rodean.

Así que la base de la auto-cultivación debe empezar a instilarse en la época infantil, a partir de los 7 años, en el sentido de responsabilizarse de la propia mente, consciencia y cuidados del cuerpo físico, incluyendo una ética de respeto por uno mismo, limpieza, e implicarse en los cuidados estéticos y la limpieza del entorno biosférico que nos rodea. Probablemente la cuestión más significativa a ponderar es que el niño en esta etapa de la vida debe comenzar a lidiar con la ley de la causa-efecto, ley del karma, lo que recibes es afectado por lo que entregas. Si se le explica al niño en un contexto basado en la ley de la justicia, aún justicia cósmica, y no en términos de temor y represión o recompensa, todo irá mejor.

La cuestión que me interesa resaltar aquí es que el individuo es la fuente de la que manan las manifestaciones culturales y luego las extiende al entorno, familiar o grupal. Así van formándose los núcleos que se van a transformar en civilización. ¿Qué contine una civilización? Obviamente un núcleo cultural que es el corazón de tal civilización. El tipo y cualidad de la cultura va a determinar las características y naturaleza de la civilización. Por supuesto, hoy por hoy, nuestra percepción está desviada, fuertemente sesgada, y resulta que desconocemos lo esencial de la naturaleza y cualidades de la civilización global. Las acciones que lleva a cabo esta civilización global actual sobre el planeta, tales como la guerra al terrorismo después de dos guerras mundiales, y 2 siglos de dominación imperialista global y de expansión industrial antes de estas guerras, ¿a qué cualidad cultural y de qué núcleo o grupo humano vemos es su origen? Más aún, ¿cómo definimos esta civilización global teniendo en cuenta su núcleo cultural que la informa?

La definición de civilización desde el punto estrictamente histórico es: el estadio de desarrollo cultural de la humanidad que se extiende hacia el pasado, punto en el que apareció el primer testimonio escrito. Es una definición bien interesante. Tomándo esta definición desde una óptica profunda vemos que la escritura (testimonio escrito) es un medio de expresión que al ser percibido por el cerebro humano acentúa la necesidad de la conceptualización abstracta que es cualitativamente diferente de la mera impresión sensorial. Es ‘esta tendencia la abstracción’ la que caracteriza la civilización y la noción expuesta de civilización histórica. Lo cierto es que se ha desarrollado sobre el planeta Tierra desde hace 5 o 6.000 años. La idea de que la civilización tenga la característica de la necesidad de dejar registros escritos, o que la escritura se use para guardar la memoria, también tipifica a tal civilización mostrándose uno de los agentes activos de esta historia. ¿Sobré que registros escritos se ha basado la concepción actual de historia? Si historia es un concepto que depende del arte de la escritura, preguntémonos, aquellos que no usan la escritura y no tienen registros escritos, ¿tienen historia? Más aún, ¿qué pretendemos comunicar cuando decimos “post-histórico“? ¿Es posible concebir civilizaciones definidas por otro factor que no sea la escritura o los registros escritos? ¿Yace en este método escrito de hacer-historia la primitiva definición de civilización?

En cualquier caso, dentro del horizonte cultural que ha llegado hasta nuestros días hay un núcleo cultural. Éste es el motivo por el cual la civilización tradicional China, por citar un ejemplo, tiene cualidades diferentes de la civilización Indo-Aria o de la civilización Greco-Romana. Aún así, el modelo de escritura que define el núcleo cultural de cada tipo de civilización es diferente en el “ciclo histórico”: Mesopotamia (escritura Cueniforme), Egipto (jerogíflica), Indo-Aria (alfabético-pictográfica), China (Pictográfica-Ideogramática), Greco-Romana (alfabeto), Mesoamericana (Jeroglífica). Sin embargo al acercarnos a la civilización Andina de Sur América, encontramos que parece no existir una tradición escrita, dejando de lado los símbolos de gran peso específico y el quipu – puntos encadenados- y es claro que su estatus como civilización los sitúa entre las más grandes de América del Sur.

Hay otra manera de definir ‘civilización’, y es orden. Civilización es cualquier nivel elevado de desarrollo cultural y tecnológico. Otra forma de entender ‘civilización’ es : calidad de vida en esta civilización, o sea, refinamiento del pensamiento de las formas y los gustos estéticos.Así se separaban los ‘civilizados’ de los ‘bárbaros’, o sea de los que vivían fuera de los límites definidos – geográfica o culturalmente – por la civilización. Por otro lado, el ciclo histórico se caracteriza también por el “surgimiento y la caída” de las civilizaciones, y a menudo se lo explica apelando la tendencia, entendida como general, hacia la degeneración cultural y al resurgimiento del barbarismo dentro de cada civilización caída. Estos ciclos han mostrado renovaciones y reformas de tipo cultural y religioso, y luego, del surgimiento de civilizaciones completamente nuevas, tales como la Islámica, surgida sobre las ruinas de Persia y anteriormente de Mesopotamia, o la Europea sobre las ruinas del viejo orden Greco-Romano.

La Actual civilización Global dominante se enraiza en la Europea (Occidente) y al examinar su núcleo cultural, relacionándolo con la cultura actual manifestada por el presente orden mundial, encontramos vastas discrepancias. Desde el nacimiento de la civilización Europea a la caída del Imperio Romano en el siglo V después de Cristo, hasta el siglo XVIII, podemos llamarlo adecuadamente ‘la civilización Cristiana Europea’, porque su corazón era una cultura construida en torno a los valores refrendados por la Iglesia Católica. Luego, después del surgimiento de la era industrial en el siglo XVIII y la expansión de la civilización Europea mediante una red de imperios globales – Británico, Español, Francés, Alemán, etc… – el núcleo cultural comenzó a mostrar menos influencia, y una nueva cultura popular surje conformada por la electrónica y los medios de comunicación masivos, más que por la ética de la Iglesias Cristianas o el cristinismo mismo.

Después de la Segunda Guerra Mundial, esta civilización Global basada en el cristianismo se ha transformado en algo que no tiene precedentes, en una concha o coraza de dimensiones planetarias: La Tecnosfera. Es esta Tecnosfera la que cualifica la globalidad de la civilización actual. Una situación en la cual la tecnología es el factor predominante en la determinación del rumbo y cualidades que sigue esta civilización. Los factores que articulan el armazón interno de esta artificialidad tecnosférica son el Mercado Mundial y la tecnología electrónica, y lo hacen de tal modo que sobrepasan las viejas definiciones de civilización. La cultura real de este vastísimo híbrido que es la civilización del momento la definen la televisión popular y la música electrónica – desde el estilo rock and roll al hip hop – que están afectando al resto de formas culturales nucleadas sobre una tradición en diferentes etnias del globo. Testimonio de lo dicho es el nuevo substituto del papel, el dispositivo plástico-electrónico que es el DVD, “El gran Salto”, que probablemente sintetiza la cultura tecnosférica global que ya ha emergido.

Ya tenemos claro, en función de lo expuesto en los párrafos anteriores, que la cultura está dotada de una función elevadora, es el vehículo con el que se expresa la luz que cada ser lleva en su interior de manera innata. Sin embargo, esta cultura es difícil de encontrar, sufre limitación. Lo mismo pasa con la noción de civilización como refinación de las formas de comportamiento y expresión. Abundan en el día a día las maquinarias de guerra, de terrorismos y desaparecen los objetivos sociales positivos, ya muertos y enterrados, que en su momento produjo el orden mundial en los planos espiritual y cultural.

Al mismo tiempo, en medio de esta ‘sopa’ global electrónica existe una piedra de toque que contiene en sí misma el germen de la espiritualidad universal y la liberación que todas las verdaderas enseñanzas poseen, liberación de los patrones tradicionales dogmáticos actuales. Como precedente a la llegada de la Noosfera está la etapa intermedia en la que vivimos : la Ciber-esfera electrónica. El sistema de información y mensajería inteligente de Internet. Esta Ciber-esfera aporta un precedente a la Telepatía Universal permitiendo a cualquier persona de cualquier parte del mundo, de cualquier cultura comunicarse con otros. En este aspecto la Tecnosfera está jugando un papel evolutivo al preparar la llegada de la Civilización Cósmica.

Referente a tal Civilización Cósmica debemos insitir una vez más en que tiene bases nuevas, y en ningún caso estas bases son las de la historia. Sabemos que la Biosfera Terrestre establece la unidad de la vida y todos los sistemas que la hacen posible. En la Biosfera la vida es UNa. Tal como V.I. Vernadsky concluyó “la Biosfera es la región de la Tierra en la cual se produce la transformación de las energías cósmicas”. La Biosfera no condiciona cultural o políticamente, se ciñe sus ciclos de transformación de energías. Si la Noosfera es el próximo estadio evolutivo de la Biosfera, entonces será la esfera mental de la Tierra y la infraestructua para la nueva civilización. Por analogía diremos, ‘La Noosfera es la “región” de la Tierra en la que se produce la transformación de los pensamientos forma cósmicos en un sostén universal y no sectario.”

Como la menbrana mental del planeta, la Noosfear caracteriza a la mente y la consciencia como un fenómeno unitario cuya suma es el Uno. En ésto está la clave para definir la futura civilización de la Tierra, una civilización que tendrá como característica fundamental la consciencia de toda la vida es Una, y la Mente también es Una, y en consecuencia todas las distinciones de los estados nacionales actuales son supérfluas. Al mismo tiempo, la diversidad cultural bioregional, actuando como cultura Noosférica igualitaria, que atiende a la existencia de la jerarquía basada en grados de logro espiritual y autocultivación, no va a cuestionar el hecho de que la evolución del planeta y la humanidad se encamina hacia el estdo supermental de la Civilización Cósmica.

Pro antes de llegar a este estado debemos comprender lo que debe suceder en el proceso, los pasos que han de darse para alcanzar y poseer esta nueva Mente que precede al advenimiento de la Civilización Cósmica en la Tierra.

III. La Cultura Galáctica y la Ley del Tiempo como una Dispensación Supramental.

“Es obligado tener en cuenta que cada ser humano participa en el cosmos y que está ligado a él de una manera inalterable.” (Trigueirinho, La llamada a la Humanidad, 2002)

Resulta evidente que la Tecnosfera, la actual civilización global dominante en la Tierra, tiene un núcleo cultural vivo casi nulo, en vez de ello es una realidad electrónica virtual artificial que enlaza multisensorialmente los más bajos institnos para desfondar la imaginanción del actual “humano planetario”. Es este ser humano planetario el que ha sido expulsado de una cultura viva y puesto a merced de la vida industrial y de los esquemas de mercadotecnia tecnosférica. Y es este ser humano, independientemente de su cariz religioso o étnico, sea Musulmán o Indígena Maya, o Chino o Croata, el que frecuenta los ‘Café Internet’, viste pantalones vaquero azules, calza zapatillas Addidas o alguna otra marca similar, y usa Camisetas tipo ‘T’. La próxima vez que vea por la prensa escrita o televisiva imágenes de algún ‘insurgente’ Iraquí observe y anote bien cómo va vestido. El Mercado Glogal ha convertido al homo sapiens en un híbrido cultural, al menos en sus hábitos de conducta hacia la Biosfera que lo nutre y en su apariencia externa, su vestimenta. Para llegar a convertirnos en una Civilización Cósmica debe existir un núcleo cultural vivo, no sólo las consecuencias o influencias de la mercadotecnia global. Deberá basase en un nueva manera de pensar o percibir el mundo, muy, muy diferente a la actual. Este núcleo cultural debe vivir y desenvolverse y ser ejercitado por seres humanos actuales. ¿Cómo se hace esto y cómo llegará a tomar cuerpo?

En primer lugar, es necesario referirnos nuevamente a la tesis expuesta anteriormente: La actual crisis global está siendo “guiada” y “observada por una inteligencia divina jerárquica que opera interdimensionalmente y quizás también desde el espacio ‘extraterrestre’. A pesar de los pesares, los acontecimientos actuales son a la vez consecuencia de acciones pasadas, karma, y a la par están cuidadosamente planificados, o sea, motivados por lo divino o descenso de lo supramental. Esta intervención es necesaria debido a la forma dominante de proceder de la humanidad y a su bajo estado de consciencia. En esta situación la humanidad jamás saldría del pozo hundiéndose en una catástrofe de dimensiones globales.

Un descenso supramental de este tipo aportaría una perspectiva y un análisis cósmico objetivo y genuinamente fresco de la presente crisis derivada de una visión dimensional elevada que se adaptaría al lenguaje y necesidades de la civilización Terreste actual. Y tal es, precisamente, la naturaleza y el propósito de la Ley del Tiempo, un descubrimiento sincrónico programado basado en el conocimiento y profecía de los Maya. Es la Ley del Tiempo la que ‘pone el dedo en la llaga’ de núcleo causal tecnosférico: una frecuencia sistema de tiempo artificial fuera de sincronismo con la frecuencia de tiempo natural que sigue el resto del universo.

O lo que es lo mismo: la situación final que surge en esta civilizació no es más que el resultado del apego y la acogida de una Cuenta del Tiempo singular que permea sin excepción todas las instituciones sociales, una cuenta del tiempo artificial, irregular y mecánica, que produce un sesgo civilizador igualmente artificial, irregular y mecánico. Nadie más en todo el orden natural funciona con esta Cuenta del Tiempo, en vez de ella usan su resonancia instintiva e intuitiva con los ciclos de tiempo naturales del universo.

El filósofo e historiador Lewis Mumford ha conducido sus análisis a este planteamiento en su ‘El Mito de la Máquina’. No obstane la Ley del Tiempo avanza un paso más: identifica la frecuencia máquina como una ley matemática, la razón 12:60 – 12 meses irregulares en el calendario combinados con un mecanismo de 60 minutos cada hora- lo cual crea una frecuencia de tiempo inconsciente (desde el 1600 d.C) que ha depositado al ser humano en el mundo dominado por la máquina, de la cual no es más que ‘un simple cuidador’.

Debido a los efectos sicosociales que comporta la adopción de la frecuencia de tiempo artificial citada, el ser humano está girando fuera de control, digamos que es ‘una Bomba de relojería  demográfica para el planeta’, y se está agrediendo a sí mismo y a la biosfera Terrestre. El resultado de esta adaptación a la frecuencia 12:60, primero en Europa y sus colonias de América del Norte, y en menos de 200 años extendida al resto del planeta, es el andamiaje global Tecnosférico.

Este análisis, sorprendentemente simple, de la naturaleza de la frecuencia del tiempo artificial, de sus consecuencias en la consciencia humana y la génesis a partir de ella de una civiliación tecnológica no podría hacerse de no contar con las investigaciones sobre la matemática de los Maya y sus Cuentas del Tiempo, seguidas con persistencia y de corazón. Pero que quede claro que esta investigación no es suficiente. Es como unir adecuadamente dos cables eléctricos y esperar que se produzca luz. Tales enseñanzas del “Descubrimiento de la Ley del Tiempo” han existido siempre, pero sólo en el momento correcto podían manifestarse, y de la forma adecuada para ello. Es así debido a que la Ley del Tiempo misma siempre ha estado funcionando, manteniendo al universo en la condición de sincronización perfecta. Pero llegar a conocer la existencia de esta Ley como supremo principio de resonancia armónica y activación telepática requiera que la evolución mental esté en una cierta condición o estado de consciencia. Entonces podremos entrar en la consciencia del descenso supramental, iluminando factores ahora durmientes en la oscura ignorancia de la mente condicionada.

No debemos caer en el extremo de ver a la Ley del Tiempo como el único modo de analizar y proceder con discernimiento. La Ley del Tiempo es una enseñanza apropiada para el siguiente estadio de consciencia que está más allá de lo que nuestras capacidades actuales pueden comprender o alcanzar. La clave de esta situación actual es la evolución de la consciencia y su avance: ¿Cómo logramos asentarnos en un estatus más allá de lo que actualmente podemos comprender? Cuando la aspiración y la necesidad es correcta la jerarquía puede adoptar la enseñanza supramental y proceder de acuerdo con ella. Esta acción no puede darse si la ‘vasija humana’ no está preparada para contenerla.

En año 1987, el 26 de julio, en el Colegio San Juan de Santa Fe, California, USA, se hizo una presentación ante el gran público anunciando la venida de una Cultura Galáctica en la Tierra. Fue una referencia a la posterior “Convergencia Armónica” del 16 y 17 de agosto del mismo año y a las Profecías Maya del 2012 y del Cierre del Ciclo. La Cultura Galáctica, según se dijo en ese día, substituirá a la civilización del materialismo histórico que ha dominado la Tierra durante los últimos 5000 años. Antes de tal anuncio, ningún otro se había presentado. Sucedió de manera espontánea. De esta manera, el pensamiento-forma “Cultura Galáctica” fue depositado sobre la Tierra.

Para que esta posibilidad se manifieste se necesitan dos requisitos: una completa manifestación de la Ley del Tiempo como una enseñanza uniforme de la Totalidad Galáctica; y la preparación espiritual adecuada que está basada en una tecnología avanzada de “higiene Mental” y su auto-experimentación como una visión comprensiva de “la evolución del Tiempo como Consciencia”. Todo ello supervisado por elevadas órdenes de inteligencia, y en completa sumisión al todo supremo Principio y Guía: Dios.

Afortunadamente ambos prerequisitos pueden satisfacerse. Desde el 26 de Julio de 1987 la Ley del Tiempo ha sido revelada de manera progresiva, y también los correspondientes códigos del orden sincrónico, la naturaleza cuatridimensional de la realidad que gobierna actualmente el mundo fenoménico de la tercera dimensión. La Tecnología mental ya ha sido cultivada en varias escuelas de pensamiento y tradiciones espirituales, formalmente citaremos a Dzog Chen, Zen, Raj Yoga, y la plegaria Sufi (Dhikr). Debe entenderse que, igual que la Ley del Tiempo, todas las enseñanzas mentales siempre han existido, porque la mente siempre existió como un método o medio para cultivar la consciencia elevada. El punto ahora es liberar tales enseñanzas de sus contextos limitativos de la historia y hacer emerger la esencia de estas mentes dentro del abanico del código galáctico universal de elevada absorción mental para que así emerja esta Cultura Galáctica sobre la Tierra.

IV. La Cultura Galáctica y la Venida de la Civilización Cósmica

La Civilización Cósmica puede ser contemplada como el resultado del despertar de la mente. La mente despierta sólo puede ser el fruto de la cultivación plena de la mente, la meditación clara en la luz del reconocimiento del ser auténtico inseparable de la presencia del despertar intrínseco. Este despertar intrínseco incondicional constituye la naturaleza y realización de la Cabeza Divina (Godhead = Mente Divina ??, n.t.).  Dejar atrás los juguetes de la manipulación material que sirven únicamente para separarse del objetivo. Toda belleza es elegancia de espíritu. Toda inteligencia es la manifestación, sin la máscara del temor, de tu verdadera faz como fruto de la Presencia Cósmica.

Aferránonos a nuestra esencia espiritual, mientras aceptamos liberarnos de los límites de las formas tradicionales, y abrazando sus nuevas formas universales y estructurales produciremos la Cultura Galáctica. Tal es la premisa fundamental de la enseñanza de la Ley del Tiempo. Esta enseñanza es el motor causal que nos empuja a redactar “Las Crónicas de la Historia Cósmica, la Reformulación de la Mente Humana”. Como la completa descripción del despliegue del siguiente plano de la consciencia, las Crónicas establecen el contexto apropiado para el florecimiento universal de las estructuras formales de la Cultura Galáctica, codificadas como leyes y principios del orden sincrónico.

PAra describir este ‘Tiempo como la cuarta dimensión’, las estructuras-forma más esenciales e importantes del orden sincrónico son: El Holón Humano, el Holón Planetario, el Oráculo de la 5ª Fuerza, la Onda Encantada, El Módulo Armónico Tzolkin, la plantilla de 28 Días (Luna), y el Holón de los Flujos interplanetarios Galáctico-Kármico y Solar-Profético. Estos 7 elementos constituyen un conjunto de herramientes de trabajo muy elevadas, un lenguaje estructural que habla más allá de cualquier limitación o constreñimiento cultural. Es la forma perfecta de lenguaje universal del tiempo natural, en este contexto, perfecto quiere decir ‘unificador de la humanidad planetaria’ en función de una nueva formulación, la mente de la Noosfera.

Veamos ahora un repaso de esta nueva forma lingüística del Tiempo:

1. Holón Humano. La estructura universal de 4ª dimensión del Cuerpo Humano.

a) 20 dedos (manos y pies). Nacemos ya codificados con ellos. Codifican los 20 Sellos Solares, cada grupo de 5 dedos representa a uno de los 4 clanes (Sangre, Verdad, Cielo, y Fuego). Cada ser humano pertenece a uno de tales clanes y a una Familia Terrestre al nacer, en función del sello del kin del dia del alumbramiento.
b) 13 articulaciones principales. 2 Tobillos, 2 Rodillas, 2 Caderas, 2 Muñecas, 2 Codos, 2 Hombros y 1 cuello/columna vertebral. O sea, 13, las trece posiciones o elementos que codifican el código del tiempo llamado Onda Encantada.
c) 5 Centros sico-físicos. Todos tenemos el Chackra Raíz (sexualidad), Plexo Solar (intuición), Corazón (centro del pensamiento emocional), garganta (habla/comunicación), y Corona (cerebro/mente superior). También mantienen una correspondencia con las 5 familias terrestres. {grafico}

2. Holón Planetario. El Planeta Tierra es una unidad y en ella vivimos. Una estructura similar al icosaedro (uno de los 4 sólidos platónicos arquetípicos, formado por un ensamblaje de 20 triángulos n.t.) forma parte de la mente planetaria, en ella están dispuestos los 20 sellos solares. Corresponden a las 5 Familias Terrestres : Portal, en la zona del Polo Sur; Polar, en la zona del Polo Norte; Cardinal, en la zona templada del hemisferio norte planetario; Central, en la zona tropical; y por último, la familia Señal, la zona templada del hemisferio sur.
Esta estructura aporta una base para la identificación del Holón Humano con el Holón Planetario, necesaria para la cultivación de la Nueva Mente de la Noosfera. Contiene más elementos, por ejemplo, las Cromáticas y las Razas por Color. {grafico}

3. Oráculo Galáctico de la 5ª Fuerza. Una estructura de 5 partes que establece las relaciones matemáticamente codificadas de cada Kin (un día o un código de nacimiento para los humanos), de ahí que sea un mapa de los nexos primarios multidimensionales del orden galáctico que puede ser asimilado por cada ser humano. También codifica el Tiempo Noosférico Terrestre (En Inglés NET, n.t.) sobre la base de 4 etapas: Análoga, que abarcaría el intervalo horario en la codificación mecánica actual desde las 00 h. de la medianoche a las 06h. de la madrugada; Guía, el alba hasta el mediodía; Antípoda, toda la tarde noche; Oculta, desde la puesta del sol a la media noche. {grafico}

4. Onda Encantada. 13 unidades forman una constante de 4ª dimensión que establece una cosmología auto-replicante aplicable a 13 días (base de la cuenta del tiempo de 4ª dimensión), 13 semanas/héptadas (forman una 4ª parte del año solar terrestre), 13 Lunas (forman un año solar), 13 años forman una estación de un ciclo galáctico (52 años)), etc… Todos vivimos en el Tiempo. Este patrón, la Onda Encantada, es el patrón universal de estructura forma galáctica para experimentar el tiempo en su totalidad cosmológica. La Onda Encantada también posee su propia estructura interna, conocida como la geometría de los púlsares. {grafico}

5. Módulo Armónico. La matriz 13:20 de frecuencia del Tiempo de 4ª dimensión de 260 unidades, sistema de medición e índice de potenciales infinitos de relaciones en el seno del orden sincrónico, patrón del ciclo de 4ª dimensión de 260 días, o Tzolkin. El Módulo Armónico es a la 4ª dimensión sincrónica del Tiempo lo que la tabla periódica de los elementos es a la física y química de 3ª dimensión, y mucho más.  {grafico}

6. La Plantilla de 28 Días (Una Luna). Elemento básico del ciclo anual de progración temporal. 13 Lunas de 28 Días + 1 Día Fuera del Tiempo = 365 dias = una órbita de la Tierra en Torno al Sol (Anillo Solar, n.t.) Todos y Todo en el Planeta experimentamos esta rotación anual. Las 13 Lunas forman un patrón Onda Encantada que recapitula el Tiempo Cósmico. Los 28 días descompuestos en 4 héptadas/semanas forman un ciclo que armoniza consciencia humana con el Tiempo y con la Vida. Esta matriz de 28 días encaja perfectamente con el ciclo Buk Xoc o Tzolkin, Módulo Armónico, ciclo de 260 unidades de tiempo de 4ª dimensión. Surge un ciclo de 52 años terrestres = 1 año Solar Galáctico, que afirma y asegura la manifestación de la consciencia cósmica. Si bien una año es la órbita alrededor del sol, el ciclo de 52 años corresponde a 1 año Noosférico, Año NET (Véase Tiempo y Tecnosfera, “La Ley del Tiempo en los Asuntos Humanos”, publicado en Inglés, obra escrita por Valum Votan, n.t.) {grafico}

7. Holón Interplanetario : Los Flujos Galáctico Kármico y Solar Profético, Sus Circuitos. Nuestra Tierra forma parte del sistema solar, o más apropiadamente, de lo que se conoce, también en astronomía, como Heliosfera o Heliocosmos. Esta Heliosfera también “respira”. Por tanto, tiene una expiración y una aspiración. La heliosfera viene estructurada por su Sol y los 10 Planetas asociados, entre ellos consideraremos al cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y de Júpiter, como un planeta, el Planeta destruido Maldek. (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Maldek, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, n.t.). Por tanto cada una de las órbitas participa del flujo de la espiración e inhalaciones solares. Hay 10 puntos de cruce de la espiración solar en cada orbita planetaria, y también 10 puntos de cruce en cada inspiriación solar, con cada una de las 10 órbitas planetarias. Esto nos lleva a : 10 puntos orbitales de contacto con el Flujo Galáctico-Kármico y otros 10 puntos de cruce con el Flujo Solar-Profético que están codificados por los mismos 20 sellos solares que codifican tanto el holón humano como el planetario, y también el Holón Interplanetario.  {grafico}

Hastá aquí las estructuras universales básicas del orden sincrónico de la Ley del Tiempo que aportan el fundamento estructural de la Cultura Galáctica en la Tierra. Reformulando el sentido humano del Tiempo también se reformula la mente humana. Para ello se substituye el reloj mecánico y la Cuenta Gregoriana del Tiempo irregular y desarmónica por una Cuenta del Tiempo perpetua y perfecta de las 13 Lunas de 28 Días. Las estructuras universales que constituyen el orden sincrónico forman parte de la citada cuenta, y de ahí, que predispongan a la mente humana a experimentar este orden armónico universal intrínseco. Lo cual nos lleva a: Tiempo = Arte, y la Formulación de la Ley del Tiempo es: T(A) =Arte, la energía factorizada por el Tiempo produce Arte.

Dado que el tiempo es el factor de sincronización universal que crea el orden sincrónio donde la sincronicidad de todos los eventos es la experiencia de lo cósmico, la Mente también experimenta esta Unicidad. Esto lleva a la Segunda Formulación de la Ley del Tiempo: La velocidad del Tiempo es instantánea e infinita. Lo cual, en la actualidad, significa que para un momento dado también lo es para todo el resto del universo. El tiempo por lo tanto es más rápida que la velocidad de la luz. Así es la Telepatía. Esto significa que el tiempo es el medio de la Telepatía, y a la vez el campo de sincronización universal. El Tiempo está informando de manera continua a la mente. En otras palabras, la naturaleza cósmica sincrónica de la información mental que uno es capaz de recibir en cualquier momento se incrementa en proporción directa de la claridad mental.

Si las enseñanzas de la Ley del Tiempo son la enseñanza de un Sistema Total, estas estructuras de la Cultura Galáctica son comprendidas y florecen como el medio para la expresión y la comunicación de la mente iluminada. Pero estas estructuras no iluminan necesariamente a la mente. La mente debe emprender su propia autocultivación espiritual. Es necesario entender que en este momento ‘el humano híbrido planetario‘ tiene la necesidad de unas enseñanzas bien articuladas y aplicadas a la auto cultivación de la mente como una disciplina espiritual para que de esta manera el alma humana pueda ser purificada preparando al ser humano para la llegada de la Noosfera, la Nueva Mente, y la llegada de la Civilización Cósmica.

Tradicionalmente todos los caminos espirituales participan de estas 3 categorias, en algún grado: 1º Un camino de renuncia, 2º un camino de transformación y 3º un camino de auto-liberación. Cualquiera que quiera avanzar en esta oportunidad de usar los arquetipos transformadores de la Cultura Galáctica tiene que se consciente de que hay prácticas para la reformulación de la mente que deben ser acompañadas del estudio y de la propia autocultivación mental individual, limpiando la mente de la basura y patrones pensamiento forma repetitivos y entrópicos que pueda contener ligados a las viejas maneras de contemplar la realidad. En la medida en que esto sea entendido y sentido como absolutamente verdadero, en esta misma medida abrazaremos el nuevo camino de plenitud espiritual mental que incluye estos elementos de renuncia, transformación y coronará con la auto-liberacíon y vivencia de nuestro Dios interno intrínseco.

A lo que debemos renunciar es a participar en el estilo de vida y patrones mentales que son la base de este mundo artificial. Preceder paso a paso o radicalmente, pero proceder, actuar, porque puede hacerse mucho mejor, el viejo orden sigue el camino que se ha trazado. Apaga tu televisor, o al menos disciplina su uso. Apártate del consumismo. Planta un jardín, planta árboles. Aprende sobre tecnologías energéticas alternativas. Por encima de todo examina tu mente y empieza a entender de cuantas maneras apoyas mentalmente el sostenimiento de esta visión del mundo de sufrimiento, deseo, apego, agresión y materialismo. El mejo rmétodo es que empiezes una práctica de meditación o entrenamiento mental y la plegaria. Sométete al Absoluto, a Dios, al Poder más Elevado. Reconoce y entregale tus debates y dudas internas, tus dicotomías auto-creadas, y tus conflictos.

Para el camino de la transformación, adopta una actitud de no dejar nada sin cuestionar en tu forma de autocultivo y autorealización. Entonces empieza a ver las adversidades, las obstrucciones y los obstáculos como oportunidades de emprender una transformación interna más a fondo. Desarrolla una actitud de convidar a los Elevados Poderes a descender en tu camino. Reconoce las señales y sincronicidades en tu vida diaria como las señales que esperabas leer para saber cuál es el próximo paso a dar. Actúa con la consciencia abarcante de tal manera que todos tus actos estén orientados al beneficio y salvación de todos los seres. Que las acciones de cada día sean como sueños-acontecimientos creados para tu ser iluminado. En tu fortalecimiento mental, no califiques nada como bueno o como malo, cuando surjan tus pensamientos, simplemente déjalos ir. En su lugar ¿Pide e interroga quién está creando estos pensamientos? Esto te colocará en el camino de la Transformación.

Como camino de la auto-liberación, el tiempo es de lo más esencial. Queremos estar listos para el Gran Evento, el Cierre del Ciclo, el 21 de diciembre de 2012 (Luna Rítmica, Seli 9, año Tormenta Resonante). Necesitamos mentes muy claras y almas muy puras para tomar ventaja de esta oportunidad. Sólo con la mente clara y el alma pura seremos fuertes espiritualmente para sobrevivir en esta ruta que conduce al 2012. Tal es el motivo por el cual hay que empezar a actuar correctamente y comenzar ya la auto-liberación. Debemos buscar una introducción directa en nuestro ser verdadero, en nuestro ser auténtico, para que así sea profundamente liberado. Y debemos aprender a practicar la disciplina de la plenitud mental de todo corazón, mirando dentro de nuestra propia naturaleza del ser, reconociéndola no sólo en la meditación sino en la vida diaria. La Purificación del Alma depende del compromiso íntegro y genuíno que nos hagamos de ver nuestras mentes con claridad. Entonces seremos capaces de ‘ver las cosas claramente, conocer así lo que es decisivo.’ En ello yacen las bases del poder espiritual.

Cuanto más desarrollada esté esta claridad mental, rememorando la Luz de la Fuente Original mediante nuestra sumisión al Poder más Elevado, mejor estaremos preparados para activar los códigos y estructuras del orden sincrónico, la base para la reformulación de la mente humana. Entonces, verdaderamente, nos transformaremos en una Cultura Galáctica Viva. Estaremos completamente preparados para el descenso de lo supramental, la membrana consciente noosférica, el despertar en el plano Terrestre la Mente más Elevada. Cuando llege el momento se producirá una explosión de luz, el resultado de la fusión de la mente. Seremos Uno, nunca más seremos lo que fuimos.

V. La Naturaleza y el Propósito de la Próxima Civilización Galáctica

Las estructuras sociales comandadas por la Ley del Tiempo son también estructuras de conocimiento telepático. La integración de los patrones de vida biológicos en la frecuencia de tiempo correcta con el propósito de creación de las estructuras mentales de larga duración aportará a la especie un despertar telepático colectivo que no tiene precedentes conocidos.” Cita de la obra Dinámicas del Tiempo, Postulado 1.11

Reconocemos que la evolución es de naturaleza mental-espiritual porque el cosmos es fundamentalmente un evento de la consciencia en su evolución. El cosmos que manejamos en nuestras cosmologías actuales es simplemente una rebanada de la realidad total, el 3er. plano dimensional de la realidad. El Universo se extiende hasta el infinito a través de grupos y más grupos de galaxias. Cientos de millones de galaxias. Billones y Billones de estrellas y sistemas estelares. Cada variación concebible de sistema de mundos soporta cada variación imaginable de formas de vida. Y aún estaríamos sujetos al plano de la tercera dimensión. ¿Cuan grandiosa debe ser la perspectiva de las dimensiones elevadas de las cuales la 3ª dimensión es simplemente la base o plataforma para la evolución y expresión de estados de consciencia superiores? Y todo este fantástico mosaico está ahí para la manifestación de la Mente de la Omnisciente y Omnipresente Inteligencia tan vasta y suprema que resulta inconcebible.

Si contemplamos al universo visible como una construcción divinamente inspirada construida a partir de nuestra limitación de consciencia, ¿cuán infinitamente poderoso y espléndido será el universo multidimensional construido con una consciencia menos limitada, la consciencia de la supermente, o consciencia supramental evolucionada más allá de la mente? ¿Cuando consideramos la inteligencia que anima esta consciencia que asciende y evoluciona en cada uno de los vastísimos planos del orden cósmico, ¿qué podemos conocer o imaginar de una civilización de esta magnitud?

Esta Cultura Galáctica de la que hemos dado un simple apunte no es sino un destello de la entrada en un orden de realidad que es tan abarcante y supramental en su naturaleza que podría parecernos hoy día la morada o el lugar construido por los dioses. Quizás, aquellos antiguos mitos en los que aparecen los dioses puedan ser en realidad la antropomorfización de las percepciones de tales “visitantes” procedentes de Civilizaciones Cósmicas. Dada la inmensidad del universo podemos imaginar a cada galaxia o grupo de galaxias como una ‘única’ entidad formada a partir de una Civilización Cósmica. ¿Qué podemos decir, según esta premisa, del papel que juega nuestro pequeño planeta en su sistema estelar de un único sol el el extremo exterior del brazo de Orión de la Vía Láctea, nuestra galaxia?

Tener la mente clara, limpia, es algo básico para nosotros que estamos intentando captar la noción de Civilización Cósmica en la Tierra, y mucho más necesario es todavía para entrever la naturaleza del la Civilización Cósmica Universal libre de todos los apegos y lastres que nos aplastan hoy en día. De hecho sólo con una mente clara podremos empezar a vislumbrar la naturaleza de la Civilización Cósmica. Tal civilización será tal que la más elevada iluminación mental que podamos conseguir servirá como base o fundamente para las construcciones socio-comuncativas de naturaleza telepática y parasicológica más allá de toda concepción. Una vez lleguemos a la Mente Noosférica- el Plano Unificado de la Mente Terrestre- la Civilización Cósmica se convertirá en una realidad posible.

La enseñanza más pura de la percepción directa de la naturaleza de la mente es probablemente la escuela Dzog Chen. Tal es lo que podemos afirmar sobre esta faceta del Budismo Tibetano que es tan limitante. Esta enseñanza simplemente encuentra su encaje dentro del Budismo Tibetano – y en el contexto del chamanismo Bon que precedió al Budismo- en el cual floreció. “Por ejemplo, está escrito en uno de los Tantras de Zoggen (Dzog Chen) que la enseñanza Zoggen está diseminada en 30 sistemas solares diferentes.¿Cómo podemos decir que el Zoggen es originario de tal o cual país y que ha surgido del laborar de este lugar particular?” (Namkhai Norbu, Dzog Chen y Zen, p.17). De esta cita podemos concluir que: “Existen muchas, muchas maneras de ralización del ser que se manifiestan por si mismas y por las enseñanzas que surgen”. (ibid. 18).

Las dos citas anteriores apuntan al hecho del Dzog Chen como una enseñanza mental que está en función, es una faceta más, de la Civilización Cósmica Auto-existente – teniendo en cuenta su presencia en  30 sistemas solares – y que es una enseñanza de la mente superior no sujeta a las limitaciones de las leyes que gobiernan exclusivamente procesos de transmisión de la tercera dimensión. Esta descripción de la transmisión explica la manifestación de la Ley del Tiempo como un descenso supramental que está conectado con Pacal Votan que vivió hace 1300 años.

Para ilustrar aún más la noción de la transmisión de la mente en sus diferentes formas, consideremos este párrafo del más grande de los Sutras del Budismo Mahayana: El Avatamsaka o La Escritura Floral Ornamental,

“Todos los Budas … tienen la potestad de hacer el trabajo búdico en beneficio de los seres sintientes (vivos) – ya sea mirar, examinar, mover, estirar, caminar, estar de pie, sentado o reclinado, en silencio o hablando, sea manifestando poderes ocultos, o explicando principios … Todos los budas pueden hacer este trabajo búdico desde los retiros de los bosques, o en sitios tranquilos, o en lugares desolados, o en los sitos en los que viven los budas; o pueden hacer su trabajo búdico mientras están en trance, o en la soledad de la caverna, o cuando están apartados de la vista de los demás, o mientras se explayan en el conocimiento de grandiosa profundidad, o mientras viven en el reino incomparable de los budas, o llevan a cabo su trabajo búdico mientras desempeñan acciones físicas imperceptibles, adaptando las mentalidades de los seres sintientes … o pueden hacer su trabajo búdico buscando la omnisciencia en la forma de los espíritus del agua, querubines, titantes, pájaros, serpientes humanas, subhumanos y muchos más …” (Volumen II, pp. 234-235)

Esta Escritura Floral Ornamental está repleta de incontables ejemplos de consciencia no local como una facultad de todos los budas cósmicos. Estar no sólo en dos lugares diferentes sino en diferentes dimensiones a la vez es algo de lo que da cuenta la enseñanza de la Ley del Tiempo al contemplar la universalidad de la mente, la sincronicidad y la naturaleza telepática del tiempo mismo. En cuanto a la esencia de la Civilización Cósmica, la hiperdimensionalidad de la mente iluminada de los budas cósmicos aporta descripciones que podemos aceptar como metáforas sobre la naturaleza supersensorial de la Civilización Cósmica:

Dentro del océano de mundos existe un sistema central de mundos denominado Matríz de Señales de las Puertas que conducen a Todas las Direcciones, en el cual hay un mundo llamado La luz omnipresente del Color de Todas las Joyas. Los límites de aquel mundo están dispuestos con joyas que muestran la apariencia resultante de las emanaciones de los lugares de iluminación de todos los budas; descansa en un océano de flores que forman todo tipo de joyas, joyas que reflejan las emanaciones búdicas; formado como si fuera un palacio celestial, y que es puro con unas trazas de contaminación. Además, en aquel mundo hay muchas regiones con 4 continentes cual motañas que se elevan; en el centro de ellos está el Pico Montañoso de todas las Joyas, que tiene a sus pies los continentes de inmensurables kilómetros de extensión. En cada uno de los continentes hay 10 grandes ciudades. En medio del Continente Sur hay una gran metrópolis llamada la Luz de las Miríadas de Matrices de Árboles Joya, rodeada por 10.000 ciudades. En aquel continente la vida de las gentes tiene una duración promedio de 10.000 años. El rey de la metrópolis es llamado el Sonido Armónico de la Proclamación de todas las Leyes, el supremo regulador … Todo el continente está bajo la protección de este Rey y no existen los enemigos u oponentes.” ibid, Volumen III, p. 230

Aunque el lenguaje y las imágenes usadas son de ambiente medieval, la vastedad y el ámbito de la descripción que nos aportan permite bosquejar la claridad y la vastedad de la mente que caracteriza la Civilización Cósmica.

Un eco de tales Civilizaciones Cósmicas en la Tierra está en la memoria de las Tollan del antiguo México. Lugar de origen cósmico, su esplendor mítico fue recopilado en la Tollan Terrestre, gobernada por el gran profeta Quetzalcoatl, durante un breve lapso de tiempo. Como ya se ha escrito antes, Tollan era la Capital del imperio de los imperios. Sin parangón en el mundo.

“Tollan era el corazón de cuanto ha sido bueno y puro. En este antiguo pais estaba la esencia de la grandeza, el ápice de la prosperidad. Tollan era el espíritu puro manifestado en trabajos de piedra y plumas, oro y jade. Era el mundo del esplendor religioso y del cumplimiento divino. Un ejemplo de lo que el hombre puede lograr con la paz.” Tony Shearer El Señor de la Alborada, pp. 106-07.

La visión de la llegada de la Civilización Cósmica a la Tierra es la visión de Tollan de los Guardianes Nacidos de las Estrellas. Los antiguos Pioneros cuya vida es el futuro, es un pasado que hemos olvidado vivir. Pero el objetivo del descenso divino, la esencia de la mismísima noosfera, es dar a la humanidad la oportunidad de comenzar de nuevo. Es la Segunda Creación que nos da la Civilización Cósmica en la Tierra. Igual que la primera Tollan Terrestre y los mundos iluminados de los budas, la futura Tollan de aquellos que nacieron de las Estrellas será la Civilización de la Paz. Para la mente que se conoce a sí misma, únicamente existe paz, porque la paz es el despertar ominiabarcante que permea todo el universo y los sistemas de mundos en indestructible simplicidad. Es este despertar omniabarcante la base de la Mente Una que será el Fundamento de la Civiliación Cósmica en la Tierra. Es esta mente la que será capaz de construir con las plantillas aportadas por la Ley del Tiempo una Cultura Galáctica del orden sincrónico que será esplendidamente armoniosa entretejida telepáticamente con la realidad interdimensional de la consciencia cósmica. Y con esta Cultura Galáctica, la Noosfera de la Tierra expandirá su ubicación en la gran y eternamente cambiante Civilización Cósmica.

La Civilización Cósmica significa la renovación total de la Tierra a través de las tecnologías telepáticas del campo mental que resuenan magnéticamente. Si la historia fue la era dominada por la literatura, en la Civilización Cósmica Noosférica surgirá un consciencia post literaria hipersensorial. Descubriremos que la naturaleza no es demócrata. Es Cosmocrática. Las regulaciones no proceden de decretos impuestos por reyes o representantes electos, sino a través de la naturaleza esencial de la organización cósmica misma. Lo cual será comprendido intuitivamente y comunicado telepáticamente. Una jerarquía genuina será conocida y percibida como algo que ya existe en todo el universo, en la cual la progresión se hace en función del nivel de consciencia, que en esencia, es totalmente espiritual. La historia será contemplada como la una fiebre para la Tierra en su proceso de preparación para conseguir la plena consciencia. Los círculos definidos de las religiones se fundirán. En la percepción espiritualizada de la vida diaria, la religión no tendrá sentido. En su lugar estará la Recolección Universal – UR (Universal Recollection).

VI. Conclusiones: Historia Cósmica, Civilización Cósmica, Responsabilidad Cósmica

Estas sencillas reflexiones introductorias a la Cultura Galáctica y al Advenimiento de la Civilización Cósmica son necesarias y apremiadas por los momentos que vivimos. Desde una cierta perspectiva vivimos en un momento de desesperación total, con la guerra que amenaza convertir todo en un basurero, el terrorismo, y la degradación Biosférica. Desde otra óptica se trata de un proceso de purificación. La Tierra está ‘limpiando la pizarra’. El escenario final para los últimos escarceos antes de que se desplome. Verlo así, como un proceso de purificación y preparación para un nuevo estadio de consciencia, es ver nuestra situación a través de la lente de la Historia Cósmica.

Si existe una vasta red de inteligencia universal que podemos llamar Consciencia Cósmica, también en este contexto hay un registro de acontecimientos que documentan la naturaleza y objetivo de las diferentes capas de pensamiento cósmico tal y como afectan al plano de consciencia de la Tierra. De hecho, la Civilización Cósmica es el producto de la Historia Cósmica. Y la Historia Cósmica misma, es posible por la Ley del Tiempo. Al acceder a la Ley del Tiempo y su dispensación supramental en este momento de nuestra evolución, estamos definiendo el umbral entre el inconsciente cósmico y la consciencia cósmica.

Desde la perspectiva de la Historia Cósmica, la Civilización Cósmica es la vía de avance espiritual para el Alma Universal que adquiere más inteligencia para adaptarse a las múltiples formas de vida y consciencias. Nuestro planeta representa una oportunidad para esta Civilización Cósmica de adaptarse una vez más, y con ello impregnar el campo de la vida con una consciencia vibrante y una inteligencia que se expande hacia el conocimiento hiper-dimensional hasta ahora no percibido. Si la opción y descripciones de la posibilidad de tal Civilización Cósmica, presentando al día de hoy la Historia Cósmica y la Ley del Tiempo, ¿no es responsabilidad de la inteligencia considerar profundamente lo que está siendo ofrecido?

La Civilización Cósmica es una especie de oportunidad y responsabilidad cósmica. No se trata de elaborar estrategias y ponerse a trabajar sobre lo que está muriendo. Las elecciones que hacemos sellarán nuestro destino como nunca antes. La Ley del Tiempo ha presentado la enseñanza para la reformulación de nuestra mente a través de la percepción del tiempo, la percepción cósmica universal que remodela nuestra manera de ver y experimentar la realidad. Es necesario llegar a esta reorganización perceptual anticipadamente al Cierre del Ciclo y el Advenimiento de la Noosfera. Pero además de la nueva percepción, debemos avalar en nosotros mismos la más elevada y pura esencia de las enseñanzas espirituales de la civilización Terrestre en la que hemos evolucionado, y avanzar con nuestra mente a través del portal de la Cultura Galáctica adentrándonos plenamente en la consciencia Cósmica. Cuanto más elevado es el grado de consciencia mayor es la responsabilidad para el binenestar de todos los seres.

Ya somos seres cósmicos, esperando despertar de la tumba del materialismo. Todos estamos recibiendo la invitación del Más Allá.

Alá invita a la Casa de la Paz, y guía a los que la desean por el sendero recto. Para aquellos que hacen lo bueno es la mayor bondad, y más aún. Nunca la oscuridad descenderá para cubrir sus caras. Son los dueños del Jardín eterno para siempre.” Corán, 10:25-26

Qué es esta ‘Casa de la Paz’ sino la realización plena del “ser despierto por su propia auto-referencia no manifestada” (Dzog Chen, Visión Meditación y Conducta, Yangthang Tulku Rinpoche, p. 62), el despertar del tesoro oculto que somos cada uno de nosotros. Aquellos a quienes Él guía son los que se involucran en la auto-cultivación. El “camino recto” es el Camino Rojo del conocimiento y la sabiduría que surge de la experiencia del sustrato innato a todo ser. El mayor bien es la realización que cumple la Orden Divina de iluminación del ser por su propia auto-referencia, o sea, que adquirimos la capacidad de tocar todas las almas en beneficio de la iluminación del mundo. Para los que han logrado la faz verdadera y se han iluminado, la oscuridad nunca podrá cubrirles y no será capaz de nada más que una conducta iluminada, nunca se apagarán. Para “poseer el jardín” es estar en plena posesión de la naturaleza original que es el sustrato de todo ser. Esta es la Casa de la Paz: Morar en la Faz de Dios, y generar constructivamente el Jardín de la Tierra. Éstos serán los que son llamados a unirse para la creación de la venidera Civilización Cósmica.

No hay más que decir sobre ésto, hemos tocado más allá de los limites de la razón humana actual, y debemos ascender ahora a la supermente, para ordenar y plasmar la belleza que esté de acuerdo con el 7º rayo del Orden Ceremonial, el Jardín de la Civilización Cósmica. En este Jardín, que cada persona pueda, a su manera, recitar una variación de estos versos del gran místico Ibn-al Arabi:

Oh! maravilla, un jardin formado entre las llamas …
En Mi corazón caben todas las formas.
Una pradera para las gacelas y un monasterio para los monjes Cristianos,
Un templo para los ídolos y los peregrinos de la Kaaba
Las Tablas de la Ley y el Libro del Corán.
Yo profeso la religión del Amor, y tome la dirección que tome,
Me mantengo en ella, Amor es mi religión y mi Fé.

Director de Investigación, Noosfera II
Fundación para la Ley del Tiempo.
Santuario del Círculo Arco Iris.
Dali 3 de la Luna Rítmica, kin 141, Dragón Espectral Rojo, Año Tormenta Cristal Azul.