Las Crónicas del Planeta Arte

 

Epílogo original “Las Crónicas del Planeta Arte”, lanzado en 1996 por José Argüelles a través de la Red de Arte Planetario. Este hermoso Capítulo es una de las pocas autobiografías de José Argüelles / Valum Votan

Las Crónicas del Planeta Arte. La fabricación del Quinto Anillo

Hace casi dieciséis años, conocí a una mujer hermosa , que todavía tenía treinta y tantos años, exactamente cuando necesitaba conocerla. Ni siquiera parece correcto decir que la conocí, porque eso supone demasiado control de mi parte, pero así fue. Digamos que nos unimos como debíamos y que mi vida nunca volvería a ser la misma .

Acababa de cumplir 42 años, y era un profesor de historia del arte con poca movilidad que acababa de terminar con un matrimonio de trece años, destruido por lo que parecía ser mi desesperado alcoholismo . Sin embargo, mi poder interior era fuerte, y también lo era mi orientación. Tan pronto como llegué a un acuerdo resuelto con esa terrible adicción en una cabaña abandonada ubicada en un centro de retiro de meditación en las altas montañas de Colorado, entonces ella estaba allí, inseparable de lo que parece ahora mi estado de vigilia recién despierto.

El amor vino de repente, como a menudo. Sin embargo, queriendo asegurarme de mi sobriedad, esperé medio año más o menos antes de saber que debería vivir con esta mujer, Lloydine Burris Mecklenburg . Fue en algún momento alrededor del Día de Hiroshima, 1981 (AH 36) que nos convertimos en compañeras compartiendo la misma cama y partiendo el pan juntos.

Mi carrera como historiador del arte había abarcado toda una gama de entornos de enseñanza, desde la Ivy League, hasta las súper escuelas de California, desde universidades experimentales y escuelas de arte, hasta campus urbanos de alta tecnología, como la Universidad de Colorado, Denver, donde estuve ganándome la vida. La razón de mi carrera llena de altibajos fue de mi propia creación. Mi motivo no era convertirme en alguien en el mundo de la historia del arte, de todos modos eso era imposible. No, mi intención en la enseñanza era únicamente aprender por mí mismo, mientras impartía a mis alumnos una inspiración que podría llevarlos más allá del murmullo de sus vidas cada vez más tecnologizadas. De un profundo impulso dentro de mí, necesitaba aprender todo lo que se podía aprender sobre el arte y la cultura de todas las civilizaciones del pasado y el presente, de todas las personas, remotas y cercanas, en todas sus formas y estilos de ser. De esta manera, enseñé todo lo que pude e incluso ideé nuevos cursos cuando lo necesitaba.

Cuando Lloydine llegó a mi vida, estaba completando mi carrera, impartiendo cursos de Arte Islámico, Arte Cristiano Medieval y el Arte de Japón, entre otros, mientras que una carrera a media jornada como crítico de arte mantuvo en mi el pulso en los diversos sucesos en el arte contemporáneo. Ya había comenzado a formular algunas conclusiones, la más destacada es que los humanos son una característica geológica de la Tierra, cuyo propósito es el “arte”. El arte es un verbo, y al igual que las plantas florecen, los humanos son arte.

Para demostrar aún más a mí mismo lo que quise decir, inspirado por el amor de mi alma gemela recién descubierta, Lloydine, creé grandes collages que intercalaron escenas de la historia geológica y los eventos de la Tierra con ramos aleatorios de belleza creada humanamente. Llamé a esta serie de collages, la “Serie del Planeta Arte “. Estas obras de arte se basaron en una pieza crítica de arte que había escrito en 1980, titulada “Informe del Planeta Arte para los terrícolas desesperados del pasado”.

Poco después de mudarme con Lloydine, un amigo en común, John Steinbeck, conversador empedernido e hijo del conocido escritor estadounidense, me sugirió algo encantador. “José”, dijo mientras tomaba un café una tarde a principios de septiembre de 1981, “deja de hacer todas estas teorías abstractas”. Hazlo real. Escribe una novela sobre un planeta del arte. ¿Ficción? ¿Una novela? Bueno, eso era algo en lo que pensar. Y no me llevó mucho tiempo pensarlo. Porque antes de darme cuenta estaba pensándolo.

A los pocos días, acepté el desafío de mi amigo. Prácticamente todas las mañanas, durante unos tres meses, me desperté a eso de las cuatro de la mañana y bajé las escaleras hacia el pequeño comedor del condominio que había convertido en mi “scriptorium”. Sin pensarlo, sentado en una vieja máquina de escribir mecánica, escuché las voces… Siempre estuvieron ahí. Voces de otro lugar, un tiempo futuro, un mundo paralelo. Me sorprendía cada día cuando leía a Lloydine lo que habían dicho las voces.

Sin previo aviso, Lloydine y yo fuimos transportados a este mundo mágico que se estaba creando dentro de nuestras vidas. Caminando por las montañas, no pudimos distinguir entre nuestras vidas y las vidas que nos viven desde esta historia ahora encantada que se desarrolla a diario. Llegamos a conocer esta historia como nuestra sangre. Fue entonces, y todavía es ahora, nuestro guión de vida. ¿De dónde vino? A veces pensé que era John Lennon quien quería que escribiera esto, ya que su trágica muerte había ocurrido justo antes de que Lloydine y yo nos conociéramos, y los dos estábamos muy impactados por ello.

Nunca antes había escrito algo así, tan puro y claro. El texto apenas fue editado. Su forma actual es prácticamente su forma original. Lloydine volvió a escribir fielmente el original en una vieja máquina de escribir IBM Electric. Al principio de su escritura, la voz de Arcturus vino a mí . Entonces no sabía nada sobre Arcturus. Pero era definitivo y seguro que todo provenía de Arcturus. Tampoco sabía cuál sería la conclusión de la historia cuando comencé a escribirla.

Página 162 – Epílogo del autor

LIBRO en PDF en ingles : 

En proceso de Traducción :

NS.1.32.3.10 KIN 79

GALAXIA 4851 (la nuestra) y Nova 7

En la Primera Conferencia del Seminario de Cisternino, Italia, que versó sobre el Synchronotron, Valum Votan formula una atrevida declaración: Afirma que nuestra Galaxia es la número 4851. Digo atrevida porque esta afirmación me ha estado atormentando durante ya largos 7 años.
En principio me dio hasta risa, como es frecuente cuando me encuentro frente a algo tanto increíble de creer como maravilloso y revelador. Luego la risita se transformó poco a poco en una mueca tiesa de admiración….

Transcripción en PDF :

¿Hasta donde llegó a pescar información esa Mente maravillosa? ¿Hasta que profundidades Dimensionales alcanzó esa Antena Cósmica, venida por razones insondables a este rincón del Universo?
Transcribo el texto: “Estamos aquí para empezar a aprender el sistema que se utiliza en el orden galáctico particular en el que nosotros operamos y que se llama NOVA 7. Nuestra galaxia es la 4851 y está contigua a otras galaxias dentro de una homogeneidad de comunicación”
¿De donde carajos sacaba este número que me parecía simple y hasta desagradable? ¿Nos estaba tomando el pelo? Para evitar mayor desesperación me dispuse a seguir con la lectura del Seminario a ver si en alguna otra parte volvía sobre el particular. La búsqueda fue infructuosa, en ninguna otra parte se volvía hacer mención de la tal Galaxia 4851. La desesperación aumento vertiginosamente, al punto de que por poco empiezo a chorrear líquido encefálico por los oídos. Mi cerebro ardía sin remedio sin encontrar una puerta por la cual meterme para descifrar tamaño misterio. Agotado, me fui a descansar, pero el número 4851 no me dejó: apareció todo el tiempo en un sinfín de tipos de letra: Arial, Batang, Euphemia, David, Book Antigua, Ebrima, Calibri, Century, y hasta en Comic Sans. ¡¡Alguien se estaba burlando de mí!!
Al otro día me desperté echo un ocho, acompañado por el cuatro, por el cinco y por el uno. Entonces me dispuse hacer con el como con cualquier número que me engatusa: ¡¡Atraviésalo, somételo, dómalo!! Empecé por lo mas obvio: “suma sus dígitos” 4+8+5+1= 18 entonces 1+8=9 ¡¡¡eeuuurrreeekkkka!!! ¡¡Por lo menos era múltiplo de 9!!
Por unos breves instantes me sentí feliz, pero una voz aguafiestas en mi cabeza replicó: “¡¡Insatisfactorio!!” Entonces le di vuelta al número: 1584 ¡¡El año del cambio al Calendario Gregoriano!! Enseguida la voz volvió a replicar, pero esta vez añadió un tono de burla incontenible: “¡¡No seas pendejo, eso no tiene nada que ver en el asunto, estamos hablando de Galaxias, no de curas tramposos!!” Lo entendí y seguí adelante….Lo siguiente era averiguar sus múltiplos, de los cuales encontré los siguientes:

Múltiplos de 4851
El 4851 tiene 9 múltiplos y sus inversos, en total 18 múltiplos. Hice entonces la relación con la suma de sus dígitos: la suma simple me había dado 18 y la reducción total 9. Esto lo relacioné enseguida con las 9 Dimensiones del Tiempo de la Matriz Tiempo en el Synchronotron y con el Modelo de 18 Dimensiones del Libro del Conocimiento.
Mas lo que atrajo mi atención es que fuera múltiplo de 441, y que este múltiplo estaba en el 5º Orden de múltiplos, en todo el centro….¡¡¡eeeuuurreeekkka!!! , encontré la puerta por donde presentía que podría descifrar el Misterio.
Como es corriente en el trabajo, abandoné la búsqueda esperando que se manifestará otra señal para continuar. Y la señal no se hizo esperar: Poco tiempo después de la lectura y comienzo de realizar los ejercicios de sumas, multiplicaciones y divisiones del Synchronotron, me llegó por correo el primer mapa de la Matriz 9261 con sus 21 Planos de la Creación Cósmica.
Ya conocía de la Matriz 9261 desde antes que se le llamara a todo esto Synchronotron, pues Valum había pocos años antes, por allá por el 2007, hablado en un Proyecto Rinri algo sobre este cubo 21x21x21 y de las Matrices Tiempo, Espacio y Sincrónica. Al llegar el Cubo Maestro 9261 con sus 21 Planos supe que el 4851 correspondía a uno de ellos, el 11, y que este Plano se le refería como el de “Los Señores de las Totalidades Tecnológicas Espirituales”.
Mas habría de pasar un tiempo mas para comprender bien la cuestión. Fue una gráfica que apareció en el Boletín Intergaláctico 12 (el último de dichos boletines), fechado el día 23 de la Luna 5 del año 2012 Kin 193. La Gráfica se titula “Las 21 Capas de la Consciencia Intergaláctica” . La verdad es que era muy parecida a la que ya tenía de los 21 Planos, con alguna información adicional. Lo importante en ese momento fue que revivieron las ganas de seguir explorando el famoso Número, me inspiró.
Entonces me dispuse a crear en diseño cada una de las Matrices 441 que componen estos 21 Planos, una por cada uno.

 

Onceavo Plano de la Matriz 9261

 

De las 21 Matrices 441 que componen el Cubo 9261, la Onceava es la Central y el Centro de este Centro es nada menos, y nada mas, el Número 4851.
¿Que quería decir esto? ¿Porqué el Número de nuestra Galaxia estaba ubicado en el Centro de Centros de la Matriz 9261?
En ese momento sentí un susto el espantoso, como si estuviera solo y suspendido en medio de la nada, en la mas absoluta oscuridad, sin ninguna manifestación del mundo fenoménico en parte alguna: ni Soles, ni galaxias, ni planetas….Nada¡¡
Pasado el susto y ya confortable en mi poltrona, en este pequeño mundo de colorines y formas, me pregunté si entonces fuera cierta la afirmación de la Séptima Dirección de la Plegaria de las Siete Direcciones Galácticas: “Desde la Fuente Central de la Galaxia, que está en Todas partes al mismo Tiempo”. Mas lo que se estaba averiguando se encontraba, en mucho, más allá de esta Galaxia.
Me fije entonces en una parte de la frase del texto del Seminario en Cisternino en la cual no había reparado lo suficiente: Estamos aquí para empezar a aprender el sistema que se utiliza en el orden galáctico particular en el que nosotros operamos y que se llama NOVA 7.
¿Que era en realidad Nova 7? ¿Que se quiere decir con “orden galáctico particular”? ¿Acaso Nova 7 es un conjunto de Galaxias, no solo una Galaxia?
Para amortiguar semejantes preguntas decidí geometrizar algunos de los múltiplos de 4851.
4851 = 7×693 = 99×49
La contemplación de estos mapas numéricos del Número de nuestra Galaxia, la 4851, me trajo consigo algunas informaciones:
Dado que el número 4851 corresponde a una Galaxia y este Número está inscrito en la Matriz 11 del 9261, nuestra Galaxia forma parte de un conjunto de Galaxias numeradas del 4411 al 4851, que son los números que componen la 11ª Matriz.
Dado que esta Matriz 11 es parte integral de la Matriz 9261, este Cubo Maestro 9261, en una de sus aplicaciones, es un Mapa de 9261 Galaxias.
La Matriz 9261 es un Modelo de Organización Multigaláctica.
Nova 7 es el conjunto de las 441 Galaxias del Onceavo Plano o Matriz 11.
Nuestra Galaxia, la 4851, es el Centro del conjunto de 441 Galaxias del Onceavo Plano.
Dado que el Universo conocido actualmente se le calcula compuesto por 10 millones de Galaxias, 9261 Galaxias tan solo es una pequeña porción del mismo.
Mis cálculos apuntan a que hay 1040 grupos de 9261 Galaxias en el Universo conocido: 1040 x 9261 = 9’631.440 Galaxias en Total.
Nuestra Galaxia, la 4851, está homogéneamente comunicada con las Galaxias Centrales de cada uno de los 21 Planos de la Creación Cósmica: 441-882-1323-1764-2205-2646-3087-3528-3969-4410-4851-5292-5733-6174-6615-7056-7497-7938-8379-8820-9261
Para mi es muy complicado creer que esto es Verdad….. pero así Es como Es.
Ahora bien, en el texto del Seminario de Synchronotron también se afirma que esta información (la del Synchronotron) está siendo transmitida a 6 Galaxias simultáneamente. Queda por averiguar cuales son los Números de esas Galaxias. Esto es importante, ya que estas 7 Galaxias, incluida la nuestra, en este momento conforman un circuito de información muy poderoso. Creo que los Números de las 6 Galaxias están también en el 11º Plano.

Modelo de Comunicación de 7 Galaxias

Continuará….

 

Anillo 4:12 – Luna del Mono Espectral Azul en 20 Tablas de la Ley del Tiempo – Día 2 de la Luna Espectral de la Serpiente – Semana 41 – Día 282 del Anillo- Kin 85 Serpiente Resonante Roja- A los 26 Giros Galácticos del inició del Seminario Magos de la Tierra, Picarkin 1999.

Por: Mayarey Titiritero – Reynaldo Alarcón Eljach – Kin 193 Caminante del Cielo Espectral Rojo

Fuente: https://www.facebook.com/notes/mayarey-titiritero/galaxia-4851/1825395727523428/

+ INFO : I+D :

El Materialismo Histórico bajo el prisma de la Consciencia Cósmica

Nuevo Material Divulgativo Audiovisual de la Red de Arte Planetario que está basado en las Crónicas de la Historia Cósmica. ¡ Buen Viaje !

Gracias al Canal de la Red De Arte Planetario del Kin 138 :  https://www.youtube.com/user/etznab8/.

**********************************

DISIPANDO LAS NUBES DEL MATERIALISMO

El pensamiento noosférico no es un pensamiento materialista. Éste es un punto fundamental. La noosfera, por su propia naturaleza, es un órgano planetario cuatridimensional mental/espiritual. Éste es el órgano de la evolución mental/espiritual del planeta en relación con la estrella que lo hospeda. Éste es un punto de vista o percepción radicalmente diferente respecto al sistema actual de pensamiento. Difícilmente puedes hablar acerca de ambos en una sola expresión.

El ciberespacio es el sistema de inteligencia producido por la artificial y electrónica tecnología de la información, , y es dependiente de ella, i.e., la Internet. El ciberespacio es una sombra primitiva de la noosfera; es una esfera planetaria, pero de todos modos, es sólo una sombra, y no la esencia luminosa real del sistema noosférico de pensamiento. Este ciberespacio está contenido en la tecnosfera, y proporciona el tejido conectivo del sistema de creencias de nuestros días, así como del constructo del mundo.

Podríamos comparar metafóricamente el constructo actual del mundo con una nube masiva que cubre todo el planeta, y que es mantenida por un sistema materialista de creencias total. Cuanto más se mantiene este sistema materialista de creencias, más densa se vuelve la cubierta nubosa. La cubierta nubosa no significa que no haya una estratosfera noosférica luminosa por encima de ella. La noosfera está allí, sin importar la nube.

La desilusión respecto de la cubierta nubosa del sistema materialista de creencias es el propósito de la Historia Cósmica; sólo entonces puede brillar el claro campo mental del ser humano en cuanto campo mental planetario. Tras la disolución de la cubierta nubosa o sistema de creencias, el aparato por el que se mantiene este sistema de creencias se transformará, trasmutará y disolverá de tal modo que lo único que quedará será la noosfera.

 

Podría parecer a algunos que esta disolución del sistema materialista de creencias es una tarea más bien imposible, igual que los más endurecidos cínicos materialistas dicen que es imposible cambiar el calendario. Ellos dicen esto porque realmente creen que tú nunca disolverás el sistema materialista de creencias. Todo aquel que cree en el Nuevo Tiempo y en el cambio de calendario, habrá de encontrar este tipo de respuestas, no una, sino muchas veces. El movimiento de paz y cambio de calendario es como un pequeño brote o retoño. Detrás de este brote o retoño hay un rayo de luz introduciéndose en el denso sistema materialista de creencias. Y tras ese rayo de luz está realmente la elaboración completa de los principios y constructos que constituyen la Historia Cósmica.

Este sistema materialista de creencias ha acompañado a la especie humana desde el inicio del ciclo de la historia. De hecho, podríamos decir que el sistema materialista de creencias es lo que creó el ciclo de la historia humana. Cuanto más se aproxima el ciclo de la historia al momento presente, más oscurece el potencial para comprender la realidad de la Historia Cósmica.

En los anales más excelsos del pensamiento espiritual y religioso, y en las más grandes civilizaciones, siempre ha habido alguna comprensión de la Historia Cósmica. Cualquier sistema de creencias que haya desarrollado una visión en relación al Absoluto, o a Dios, como la Realidad Última, o cualquier idea de que hay un Absoluto o Realidad Última, tal como el Dharmakaya de Buda; todos ellos están tocando ciertos principios de la Historia Cósmica.

Desafortunadamente, estos puntos de vista se han vuelto cada vez más exotéricos, luego invisibles, y, finalmente, inexistentes, a medida que ha avanzado el proceso de la historia humana materialista. Cuando hablamos de la historia humana en la forma en que está escrita en todos los libros de texto, estamos en realidad hablando de la historia y la extensión del materialismo humano a través de fuerzas políticas en competencia denominadas imperios. Estos imperios están basados en principios de avaricia y codicia, y se sustentan en la creencia de que el ser humano es débil, y que está en la naturaleza humana el ser susceptible a la codicia.

En este limitado sistema de creencias, no hay nada que pueda detener la codicia, salvo refrenar los instintos codiciosos mediante la creación de estructuras políticas como la democracia, que supuestamente mantiene a raya a estos desagradables aspectos de la naturaleza humana, pero en realidad sólo los fomenta, porque todo está basado en una mentira. El sistema de creencias que cree que los seres humanos son fundamentalmente malos, y que no puede confiarse en ellos, crea un mundo de temor y desconfianza, guerra y terrorismo. Tal es la definición del constructo dominante del mundo denominado materialismo histórico.

DECONSTRUIR, PURIFICAR, Y REFORMULAR

Desde el punto de vista de la Historia Cósmica, es erróneo creer que el ser humano es básicamente malo, y que no puede frenarse su codicia. Si esto fuera verdad en el caso de la naturaleza, entonces ésta se estaría destruyendo a sí misma. ¿Es el ser humano una excepción? Este defectuoso sistema de creencias concerniente a la naturaleza del ser humano está incrustado en el materialismo histórico y se ejecuta (como una melodía, n. del t.) una y otra vez en un lazo de retroalimentación auto-limitante. Si uno le dice algo a alguien un número suficiente de veces, se lo creerá y creará su mundo de acuerdo a ello. Desde el punto de vista del Sagrado Corán y de la Biblia, vivimos en el mundo de Satán. Éste es el mundo del humano caído. O desde el punto de vista budista, vivimos en un mundo creado por el ego (samsara). Estas visiones del mundo constituyen una de las premisas fundamentales del materialismo histórico.

Con el fin de deconstruir el materialismo histórico, que está en la raíz del constructo del mundo actual, tenemos que ver lo que es lo opuesto al materialismo, que realmente es la realidad espiritual. El materialismo es precisamente una excepción particular al fundamento de la realidad espiritual, que es la base de todo. Así que, finalmente, el materialismo debe tropezar, porque el fundamento de la realidad es espiritual. Esta verdad, sin embargo, no disminuye el problema del prevaleciente constructo materialista del mundo.

Es importante entender que este constructo materialista del mundo es relativo y ha caracterizado el ciclo de lo que es denominado como la historia humana, meramente para la prueba del alma humana. Pasar la prueba es retornar de nuevo a un punto de vista puramente espiritual, un punto de vista que entiende que la vestidura de la realidad es sagrada, que hay una autoría divina del universo, y que el alma existe con la impronta de Dios que dice: “Recuérdame”.

Para deconstruir la raíz del prevaleciente sistema de creencias, debes involucrarte con gran determinación en un punto de vista espiritual más elevado. Ha habido, y todavía hay, diversos puntos de vista que apuntan hacia esta dirección, pero ninguno ha sido capaz de deconstruir todo el constructo del mundo. En lugar de esto, se han preparado para la batalla, hasta que se han vuelto parte de ese punto de vista, en el que todo mundo está forzado, de una forma u otra, al constructo tecnosférico y materialista del que no parece haber escapatoria. Por consiguiente, es imperativo que no sólo se introduzca un punto de vista espiritual nuevo, sino también una más elevada formulación del conocimiento humano planetario; ahí es donde entra en juego la Historia Cósmica.

Debe entenderse que la Historia Cósmica es una transmisión espiritual. Aunque algunas veces puede parecer ciencia, o matemáticas, o estudios del Sol, en realidad es una transmisión espiritual, y es transmitida como se transmite la luz o el calor. Oprimes un interruptor, y ¡listo!, tienes la luz transmitida. O enciendes el calentador, y ¡mmh!, sientes el calor. No es nada que uno dice cognitivamente; simplemente es luz y calor, y ahora hay iluminación y hace calor, ahora.

La misma cosa sucede con la Historia Cósmica, que es finalmente una transmisión como ésta. ¿Por qué? Porque la Historia Cósmica es meramente la innata tendencia intrínseca en la omni-permanente realidad a ser conocida o ser hecha conscientemente autorreflexiva. La omni-permanente realidad es como la luz o el calor. Así como tienes que esperar a que el Sol se eleve sobre el horizonte, u oprimir un interruptor para obtener luz, también debes aclarar y purificar tu mente, de modo que pueda alcanzar la omni-permanente realidad. La inteligencia contenida en el núcleo de la Historia Cósmica tiene como propósito la reformulación de la mente humana y de la base de conocimiento humano. Esta reformulación es de acuerdo a los principios de la noosfera planetaria, que recibe la plantilla o patrón, o ha encajado en ella la plantilla o molde de la Historia Cósmica.

Lo que denominamos “meditación galáctica” es una de las principales técnicas que nos ayudan a elevarnos a una condición cósmica de la mente llamada Historia Cósmica.

La Historia Cósmica es la interpenetración de lo Absoluto con lo relativo. Al final del ciclo en el planeta Tierra, que es donde nos encontramos ahora, lo Absoluto es eliminado completamente de la ecuación de la conciencia, y sólo existe la mente relativa hablándole a la mente relativa, haciendo finalmente un sinsentido. Lo relativo sólo puede tener sentido en el contexto del Absoluto. Si lo Absoluto está ausente, entonces lo relativo no significa nada. En este sentido, decimos en la Historia Cósmica que el cosmos es lo Absoluto, y la historia es lo relativo. Juntos, el cosmos y la historia crean una descripción del proceso de la conciencia.

Al estudiar la Historia Cósmica, estamos aprendiendo el conocimiento y las técnicas para elevar el estado de conciencia “normal embotado” hacia lo Absoluto. Lo que denominamos “meditación galáctica” es una de las técnicas y procesos principales que nos ayudan a elevarnos a una condición cósmica de la mente llamada Historia Cósmica. Este estado de la mente implica la experiencia, en marcha, de la simultaneidad de lo relativo y lo Absoluto. Esto es lo que eleva tu alerta o atención, haciendo parecer la realidad como alucinatoria o como de ensueño, que lo es.

Para practicar este estado mental, observa con cuidado cuando estés en una multitud, o en una tienda, o en la calle; pon atención a lo que la gente esté haciendo y a lo que estén hablando. Verás que la mayoría de la gente está en un campo mental colectivo 12:60 (calendario de 12 meses/reloj de 60 minutos), un típico y tardío campo materialista-histórico. Esto es como estar en un campo de insectos que están chirriando. Los insectos no saben que están en ese campo, y tampoco saben la razón de su chirriar, o incluso como qué le suena ese chirriar a alguien que no es un insecto. Es cuestionable si los grillos saben o no que hacen un manto de sonido en las noches de verano, pero de todo modos lo hacen. Así que vemos que hay cierto tipo de cualidad automática, inconsciente, y casi insectiforme, de la vida de la gente que no está consciente del hecho de que está operando en una programa colectivamente inconsciente.

Ésta es una descripción u observación fenomenológica de la actual realidad consensual. A medida que te adentres más profundamente en el estado mental conocido como Historia Cósmica, tus percepciones se aguzarán, y te darás cada vez más cuenta de ello. Sólo porque alguien esté operando en el marco mental de la realidad consensual, no significa que cuando tal persona se encuentre en privado, no pueda involucrarse, y cierta cualidad de ella no se le pueda entresacar y luego regresarla a ella misma. ¿Pero por cuánto tiempo se mantiene esta conciencia? Más y más, llegamos a ver un mayor contraste entre el estado mental colectivo contemporáneo, y el estado mental cósmico conocido como Historia Cósmica.

*********************
*****************
*********
***
**
*

Publicación, Imágenes y Audiovisual  basado en las Crónicas de la Historia Cósmica
Vol 1 Capítulo 1, Disipando las Nubes del Materialismo

Fuente I + D :  Crónicas de la Historia Cósmica

https://xochipilli.wordpress.com/cronicas-de-la-historia-cosmica/

**************************************

Leer en la web :

Crónicas de la Historia Cósmica – Volumen I. Libro del Trono

Introducción | Capítulo 1 | Capítulo 2 | Capítulo 3 |

Tambien —> Descargar en PDF, Crónicas-de-la-Historia-Cósmica-1-El-Libro-del-Trono

Importante: El libro completo de CHC consta de 13 capítulos, esta es una muestra de 3 capítulos.

 

EXTRA : Material Didáctico

 Cuaderno de trabajo : Crónicas de la Historia Cósmica –

Introducción | Capítulo 1 | Capítulo 2 Capítulo 3 | Capítulo 4 | Capítulo 5 |
Capítulo 6 | Capítulo 7 |Capítulo 8 | Capítulo 9 |…
52 Preceptos |

—>Cuaderno de Trabajo: Descargar en PDF,

—> Tabla de los 52 Preceptos:

Lectura Audiovisual, de todas formas recomendamos leer en papel esta información,  para su mejor estudio y comprensión.

Extractos de las C.H.C .:

******************************

Hilo Anexo a la Página de la Bitacora 4 D Xochipilli de la Red de Arte Planetario : Prácticas Y Meditación Sincronizadas de la Red de Arte Planetaria

***********************

FUENTE CREATIVA

*************************************

Documento de la Creación Colectiva

: Crónicas de la Historia Cósmica

Enlace rápido a este mismo documento HTLM : https://goo.gl/51k92x

Entrar a la Versión editable : https://goo.gl/VhmUQe

***********************
*********
****
**
*